Gastroscopia

Dr. Agustin Balboa Rodríguez - Aparato digestivo

Publicado el: 13/11/2012

Índice:

  1. ¿Qué es la gastroscopia?
  2. ¿En qué consiste?
  3. ¿Por qué se realiza?
  4. Preparación para la gastroscopia
  5. ¿Qué se siente de la gastroscopia?
  6. Riesgos de la gastroscopia
  7. Significado de resultados anormales
  8. ¿Cuáles son las alternativas de la gastroscopia?

 

¿Qué es la gastroscopia?

La gastroscopia es una prueba de diagnóstico clínico. Consiste en una exploración que permite visualizar directamente la parte alta del tubo digestivo (esófago, estómago y duodeno) gracias a un tubo flexible pequeño, conocido como endoscopio.

Además de ser un método de diagnóstico, es también un método terapéutico, ya que el endoscopio permite pasar los aparatos necesarios para actuar sobre diversas lesiones, tales como la dilatación de zonas estenóticas, resección de pólipos y control de las hemorragias, entre otras. Es un método cómodo y seguro, y evita la cirugía abierta en muchos casos.

 

¿En qué consiste?

La gastroscopia se realiza con un endoscopio, que es un tubo fino y flexible con una pequeña cámara y luz en el extremo. Tiene un tamaño de 6-7 mm. de diámetro y poco más de 100 centímetros de largo. Esta cámara tiene como objetivo obtener imágenes del interior del esófago, del estómago y del duodeno, así como del intestino, que se verán a través de un monitor.

Para llevarla a cabo se introduce el tubo por la boca y se va conduciendo por las vías digestivas para analizar su estado o la presencia de enfermedades de manera minuciosa. El tubo del endoscopio, además, tiene diversos canales en su interior por donde pueden introducirse varios instrumentos que permiten realizar las pruebas diagnósticas, la toma de biopsias, extirpar pólipos e incluso cauterizar vasos sangrantes.

 

¿Por qué se realiza?

Esta prueba se realiza para buscar anomalías en el tracto digestivo superior, cuando el paciente nota molestias abdominales, náuseas, dificultad al tragar, acidez o ardor. Se pueden obtener muestras de tejido para biopsias, extirpar pólipos o determinar la presencia de la bacteria Helicobacter pylori, causante de gastritis crónica y en ocasiones de úlceras pépticas.

Además, gracias a la gastroscopia, pueden detectarse tumores en estadio precoz, al extraer pequeñas muestras de la mucosa y analizarlas en el exterior. Durante el procedimiento de la gastroscopia también se pueden cauterizar las úlceras sangrantes, quemando los vasos sanguíneos, o colocando pequeñas grapas que permiten el cierre de los mismos.

En concreto, la gastroscopia se realiza en los siguientes casos:

  • Estudio de síntomas esofágicos como el ardor retroestenal (pirosis), el dolor al tragar (odinofagia), o la dificultad o imposibilidad de tragar (disfagia). Así podremos diagnosticar la enfermedad por reflujo gastroesofágico, que se puede asociar o no a hernia de hiato o a esofagitis.
  • Estudio de síntomas gástricos, como el dolor de estómago, la nausea, los vómitos, las digestiones lentas. Así diagnosticamos dispepsia funcional, la gastritis o la úlcera gástrica y duodenal.
  • Estudio de la hemorragia digestiva, que cursa con síntomas como los vómitos de sangre, o la presencia de heces negras, para poder diagnosticar y tratar la causa de la misma.
  • Estudio de la anemia ferropénica para descartar que haya pérdidas hemáticas a este nivel o para descartar enfermedades que produzcan malabsorción como la celiaquía.
  • Estudio de enfermedades hepáticas, como la cirrosis hepática, que puede acompañarse del desarrollo de varices en el esófago o en el estómago, que en ocasiones pudieran romperse y sangrar. 
La gastroscopia es una prueba que permite visualizar directamente la parte alta del tubo digestivo

Preparación para la gastroscopia

El estómago tiene que estar vacío; se debe evitar la ingesta de alimentos sólidos desde al menos 8 horas antes de la exploración y podrá tomarse agua hasta 4 horas antes. Es importante, también, no fumar antes de la prueba.

 

¿Qué se siente durante el examen?

En la mayoría de casos, la prueba se realiza bajo sedación, es decir, que al paciente se le administra una medicación en vena, que lo duerme profundamente unos minutos, de forma que no nota ninguna molestia.

 

Riesgos de la gastroscopia

La gastroscopia tiene efectos secundarios muy infrecuente que pueden ser los siguientes:

  • El dolor abdominal
  • Perforación de algunos órganos
  • Hemorragias
  • Infecciones
  • Posibles reacciones alérgicas

 

Significado de resultados anormales

Los resultados anormales en la gastroscopia informarán al especialista de las patologías anteriormente mencionadas. En función de la ubicación de la lesión y de los síntomas del paciente, así como de los resultados del examen, podrá acotarse si se trata de problemas de esófago, de estómago, gastritis, úlceras, tumores, hernia de hiatoreflujo gastroesofágico, entre muchas otras patologías del aparato digestivo.

 

Alternativas de la gastroscopia

No existen técnicas más avanzadas que la gastroscopia, ya que es una técnica mínimamente invasiva que permite el diagnóstico e incluso el tratamiento de algunas patologías sin necesidad de cirugía abierta.

Una alternativa, actualmente prácticamente en desuso, es el estudio con papilla de bario del tubo digestivo, es decir una exploración por radiología. Aunque puede dar información de cómo está el estómago, la imposibilidad de tomar muestras o de realizar tratamientos, hacen de esta exploración una prueba de uso muy ocasional.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.