Gangrena

Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

 

¿Qué es la gangrena?

La gangrena es una patología que se manifiesta tras un bloqueo del suministro de sangre a uno o más tejidos, seguido de la necrosis y la descomposición de estos últimos. Por lo general, afecta las manos y los pies, pero los órganos internos y los músculos no están exentos de riesgo.

Las personas que sufren enfermedades como la diabetes, la arteriosclerosis y otros trastornos que afectan los vasos sanguíneos están más expuestos al riesgo de desarrollar una gangrena.

La gangrena puede ser de diferentes tipos:

  • Gangrena seca: es característica de la diabetes y la arteriosclerosis y generalmente está causada por la falta de suministro de sangre a una extremidad o un tejido, que se reduce gradualmente. No implica un ataque bacteriano.
  • Gangrena húmeda o mojada: está causada por una proliferación bacteriana que se introduce en el organismo aprovechando la presencia de una herida no tratada e infectada para prosperar; también en este caso se caracteriza por isquemia (ausencia de sangre hacia el área afectada).
  • Gangrena gaseosa: causado por la difusión de toxinas generadas por bacterias que atacan una herida abierta.
La gangrena se produce cuando existe un bloqueo en la irradiación de sangre a los tejidos - Top Doctors
La gangrena se produce cuando existe un bloqueo en la irradiación de sangre a los tejidos

Pronóstico de la enfermedad

El pronóstico puede ser letal si la gangrena no se diagnostica y se trata lo antes posible.

En el caso de la gangrena húmeda, la progresión de la enfermedad es bastante rápida y puede provocar una septicemia, o infección general del organismo, que a menudo resulta ser mortal si desencadena un choque séptico.

La gangrena seca, si se ve afectada por una infección bacteriana, puede transformarse en gangrena húmeda y estar sujeta a las mismas complicaciones.

Es posible que sea necesario extirpar la extremidad afectada por la gangrena o realizar resecciones cutáneas de tamaño variable.

Síntomas de la gangrena

Cuando una extremidad o la piel se ven afectados por la gangrena, los síntomas son los siguientes:

  • La piel adquiere un color negro, verde, marrón o rojo brillante
  • La herida emite un líquido purulento o sangre, y está visiblemente infectada
  • El miembro o tejido afectado pierde sensibilidad
  • En el caso de gangrena seca, la piel o la extremidad está negra, seca y marchita

En el caso de la gangrena húmeda, se pueden observar los siguientes fenómenos:

  • El tejido está distendido, blando e hinchado
  • La parte afectada emite un olor nauseabundo

En el caso de la gangrena gaseosa, se manifiestan los siguientes síntomas:

  • Septicemia
  • Latido acelerado
  • Respiración acelerada
  • Fiebre
  • Hipotensión
  • Sensación de aturdimiento y confusión
  • Dolor
  • Gas en los tejidos subcutáneos
  • Malestar

Diagnóstico de la gangrena

Las modalidades de diagnóstico más difundidas son las siguientes:

  • Análisis objetivo del tejido
  • Toma de sangre (la gangrena produce un exceso de glóbulos blancos)
  • Radiografía
  • TAC
  • Resonancia magnética nuclear
  • Biopsia del pus emitido por la herida o de una muestra de tejido
  • Arteriograma: puede ayudar a identificar qué vena se ha obstruido y ha provocado la gangrena

¿Cuáles son las causas de la gangrena?

Las principales causas de la gangrena son:

  • Embolias
  • Trombosis
  • Infecciones de naturaleza bacteriana
  • Traumatismos de gran intensidad que provocan heridas extensas
  • Congelación
  • Vasculitis
  • Diabetes
  • Aterosclerosis
  • Hipercolesterolemia
  • Otras enfermedades cardiovasculares que pueden provocar el bloqueo de algunas arterias

¿Se puede prevenir?

Los pacientes que sufren diabetes tienen que someterse a controles frecuentes para medir los niveles glicémicos y evitar el bloqueo del flujo sanguíneo; además, tienen que prestar atención a cada herida pequeña, que deberá desinfectarse con cuidado.

Es buena idea evitar exponerse a temperaturas demasiado frías, o llevar calcetines y guantes gruesos durante el invierno.

Tratamientos para la gangrena

Cuanto antes se interviene en un caso de gangrena, mayores son las posibilidades de resolverlo sin consecuencias. De lo contrario, el resultado podría ser más grave o implicar la muerte.

  • Tratamiento antibiótico: particularmente efectivo en el caso de gangrena húmeda.
  • Tratamiento quirúrgico: si la gangrena se encuentra en una etapa inicial, se eliminan los tejidos ya necróticos; si la gangrena ya está avanzada, deberá realizarse una resección orgánica; si la extremidad es ya irrecuperable, deberá amputarse.
  • Revascularización: mediante el uso combinado de la revascularización endovascular quirúrgica o mínimamente invasiva y de los fármacos que favorecen la vasodilatación se restaura un suministro adecuado de sangre al tejido o a la extremidad afectada.
  • La permanencia en una cámara hiperbárica es particularmente efectiva en el caso de gangrena gaseosa o, en algunos casos, de la húmeda. El paciente se introduce en una cámara hiperbárica durante aproximadamente una hora y media varias veces al día con el objetivo de aumentar la cantidad de oxígeno en los tejidos y de frenar el crecimiento bacteriano.

¿A qué especialista hay que dirigirse?

Los que se ocupan del diagnóstico y del tratamiento de la gangrena son los Dermatólogos y los cirujanos, así como los especialistas en Angiología y Cirugía Vascular.

 

 

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.