Fobia al dentista

 

¿Qué es la fobia al dentista?

La fobia al dentista es el miedo extremo e irracional a ir a la consulta del dentista. Se considera fobia cuando ese temor se prolonga durante más de seis meses. Puede ser miedo a la clínica dental o a los tratamientos en sí. Se trata de una fobia bastante común, ya que es una especialidad donde los métodos son muy invasivos. Estos pueden generar ansiedad y estrés en el paciente.

 

No acudir al dentista puede acabar derivando en un deterioro de la salud dental y provocar dolor bucal o incluso la pérdida de dientes, entre otros.

 

 

Síntomas de la fobia al dentista

Las personas con odontofobia suelen sentir miedo, pánico o ansiedad de forma repetitiva cada vez que piensan en el dentista o deben acudir a él. Esas sensaciones provocan un malestar extremo que impiden al paciente poder ir al especialista, ya que no se sienten cómodos y tienen ganas de huir. Se sienten en peligro.

 

Además, esa ansiedad puede conllevar a un aumento en la sensibilidad del dolor. Y, por otro lado, también existe un reflejo de ahogo en el paciente. Es más habitual en hombre que en mujeres y se produce cada vez que el profesional introduce algún instrumento en la boca del paciente.

 

¿Cuáles son las causas de la fobia al dentista?

Las causas son psicológicas. Provienen del miedo y pánico a acudir al dentista. Hay que tener en cuenta que la odontología son prácticas invasivas, donde tienes que estar inmóvil, con la boca abierta y con profesionales manipulando instrumentos dentro de la misma.

 

A todo eso, hay que sumarle la incomodidad a la hora de tragar saliva, no poder toser, bostezar o, incluso, no espirar con normalidad.

 

Tratamientos para la fobia al dentista

El tratamiento dependerá según cada paciente y su fobia, por ejemplo padecer dolor, las agujas, el coste del tratamiento… Numerosos especialistas en odontología se forman y especializan para saber cómo gestionar el miedo que sienten estos pacientes.

 

Se pueden utilizar sedantes o agentes contra la ansiedad, como por ejemplo el óxido nitroso para tratar de rebajar la ansiedad y la tensión. Estos se suelen administrase por boca, inhalación o inyección. Si la fobia es muy grande siempre se puede optar por la anestesia general; recomendada sobre todo cuando son niños.

 

Es muy importante acudir a un dentista con el que se tenga confianza, para poder hablar y discutir sobre las diferentes opciones de tratamiento frente a la fobia concreta.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.