Estudio de la pisada


Especialidad de Medicina del Deporte

¿Qué es el estudio de la pisada?

El estudio de la pisada o el estudio dinámico de la marcha ayuda a detectar qué zonas del aparato locomotor pueden sufrir lesiones musculares y osteoarticulares como la artritis.

¿En qué consiste?

En primer lugar, el especialista explora la zona articular y muscular del paciente para comprobar el estado físico de forma rápida. A continuación, se realiza una seria de exploraciones:

  • Análisis estático: el paciente permanece de pie encima de una plataforma conectada a un ordenador que analiza el reparto del peso del cuerpo en cada zona de cada pie.
  • Análisis dinámico: el paciente debe caminar o incluso correr encima de la plataforma para analizar cómo reparte el peso al hacer estas acciones.
  • Análisis cinemático del movimiento: se lleva a cabo en algunos casos, y consiste en estudiar la pisada de forma tridimensional.

Gracias a esta información, se valora el estado y el movimiento del paciente al caminar y correr y se considera si es necesaria alguna corrección para prevenir problemas en el futuro.

¿Por qué se realiza?

Hay deportes, como el running, que pueden ser muy beneficiosos pero también pueden tener efectos negativos en las articulaciones, especialmente en la rodilla y el tobillo. El estudio de la pisada ayuda a saber si una persona pisa correctamente o no y, si el resultado no es favorable, corregirla con plantillas u otros tratamientos para prevenir trastornos y dolores en el futuro.

¿Qué se siente durante el examen?

No se hace nada al paciente, simplemente se le pide que esté de pie y que camine sobre la plataforma para que se pueda hacer el estudio.

Significado de resultados anormales

Si la pisada no es neutra (el tipo de pisada correcto), puede ser pronadora o supinadora.

  • Pisada pronadora: es la más frecuente. Significa que el tobillo se inclina hacia el interior del pie. Puede ser de varios grados: entre 1 y 4 (leve), de entre 4 y 10 grados (moderada) y  más de 10 grados (hiperpronación).
  • Pisada supinadora: es muy poco frecuente y, al contrario de la pronadora, se produce cuando el tobillo se inclina hacia el exterior del pie. Suele darse en personas con un arco plantar muy pronunciado y poco flexible. Los corredores supinadores tienen más probabilidades de tener un esguince.

Vídeos relacionados con Estudio de la pisada


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.