Condromalacia

Especialidad de Traumatología

Condromalacia

¿Qué es la condromalacia?

La condromalacia, también conocida como condromalacia rotuliana y condromalacia patelar, es la degeneración de la superficie del cartílago que constituye la cápsula posterior de la rótula. La condromalacia es común entre adultos jóvenes, especialmente los que practican ciertos deportes que suponen un gran impacto para las rodillas como baloncesto, voleibol, fútbol, ciclistas, tenistas, bailarines de ballet o corredores.

Condromalacia

¿Qué síntomas presenta?

Esta enfermedad produce malestar o dolor sordo alrededor o detrás de la rótula, en mayor o menor grado, dependiendo de cada caso. En ocasiones, los síntomas pueden ser distintos, confusos y de intensidad variable, aunque comúnmente los que los pacientes refieren son: dolor difícil de localizar y progresivo, sensación de fallo de la rodilla, ruidos o crujidos que se originan cuando el cartílago se desgasta y, finalmente, pequeños derrames de líquido articular como respuesta a la degradación del cartílago.

Causas de la condromalacia o por qué se produce

Las causas de la condromalacia son muy variadas, pero puede generarse a partir de una lesión aguda de la rótula o mediante la fricción crónica entre la rótula y la articulación del fémur al mover la rodilla. Con frecuencia los causantes de este tipo de dolor son: rodillas en valgo, giradas hacia dentro; la práctica de deporte de forma intermitente, sobrepeso, sedentarismo, la falta de musculatura extensora, traumatismos sucesivos de baja, media o alta intensidad, un solo impacto directo y muy potente, enfermedades como la artritis reumatoide o ciertas infecciones.

¿Se puede prevenir?

Las medidas a seguir para prevenir esta patología son la utilización de rodilleras específicas para esta patología, realizar ejercicio intenso que respete la rodilla y haciéndolo de forma muy lenta, con una amplitud muy baja (entre 10 y 15 grados de movimiento) y manteniendo la contracción más tiempo. Además de practicar ejercicio aeróbico como el uso de bicicleta elíptica que reduce el impacto, aunque puede no estar recomendado en casos en que la condromalacia ya esté presente.

¿En qué consiste el tratamiento?

La elección del tratamiento dependerá de la causa que origine la lesión. Entre los métodos para solucionarlos existen la fisioterapia mediante masajes, ultrasonidos, punción seca, radiofrecuencia o fortalecimiento de cuádriceps. También existe el farmacológico, pese a que ningún medicamento va a conseguir que se regenere el cartílago, pero ayudará a frenar el desgaste. Los factores de crecimiento, mediante plasma rico en plaquetas también ofrecen grandes resultados. La práctica de ejercicio físico suave como natación, pilates o estiramientos musculares tanto de isquiotibiales como de cuádriceps son muy recomendables. Otra de las opciones son las infiltraciones de ácido hialurónico.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.