TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.

Por Dra. Rosa de Vega José
Traumatología

La Dra. de Vega José es una reconocida especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica, experta en artroplastias y artroscopias. Ha realizado diferentes cursos de doctorado dentro de la especialidad, y ha participado en numerosas ponencias y congresos. Además, tiene varias publicaciones. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes

¿Qué es la condromalacia rotuliana?

esquema_rodillaTambién conocida como síndrome fémoro-patelar o síndrome fémoro-rotuliano, se trata de una lesión degenerativa que afecta al cartílago rotuliano. Este cartílago, situado entre el fémur y la rótula, tiene como función evitar la fricción entre rótula y fémur.

 

En función del nivel de afectación, se divide en grados:

  • Grado 1: hay edema y el cartílago está reblandecido.
  • Grado 2: hay alteración en la superficie del cartílago.
  • Grado 3: se alteran capas más profundas del cartílago.
  • Grado 4: afectación del hueso subcondral.

 

¿Qué causa la condromalacia rotuliana?

Puede deberse a múltiples causas: alteraciones en la alineación rotuliana, postraumática, patología inflamatoria, alteraciones estructurales de la rótula... Además, existen factores externos, como el sobrepeso, los deportes que generan impactos en la rodilla, alineación de la rodilla, atrofia o debilidad muscular, curva exagerada de la columna vertebral, falta de vascularización del hueso debajo del cartílago…

 

¿Qué síntomas presenta la condromalacia rotuliana?

El síntoma fundamental es el dolor en cara anterior de la rodilla, que empeora al subir y bajar escaleras y tras flexión prolongada de la misma. Puede acompañarse de sensación de rigidez.

 

¿Cómo se puede tratar la condromalacia rotuliana?

Se debe intentar solucionar los problemas que la desencadenan: alteraciones de la alineación, descompensaciones musculares…

 

En un primer tiempo se utilizan analgésicos orales, condroprotectores orales y tratamiento rehabilitador para potenciar musculatura y propiocepción. Si esto no es suficiente, se puede añadir tratamiento con ácido hialurónico intraarticular, incluso infiltración de plasma rico en plaquetas.

 

Cuando todo esto fracasa se debe valorar el tratamiento quirúrgico, que variará en función del grado de lesión que tenga el paciente. Para más información al respecto, consultar con un especialista en Traumatología.

Traumatología en Madrid
Fuente: artículo realizado en base a la experiencia y trayectoria profesional del doctor

Publicado por: Anna Raventós Rodríguez