Infiltraciones ácido hialurónico

¿Qué son las infiltraciones con ácido hialurónico? 

El ácido hialurónico es un componente fundamental para el funcionamiento del organismo. Se trata de una sustancia que está presente de forma natural en los tejidos del organismo humano, principalmente en la piel, articulaciones y cartílagos.

Las infiltraciones con ácido hialurónico son unas inyecciones que se administran en el interior de las articulaciones que sufren una lesión en el cartílago o que padecen una artrosis.

Cuando se produce una lesión de este tipo, se reduce la cantidad y la calidad de esta sustancia, de manera que las infiltraciones con ácido hialurónico se usan para compensar las pérdidas que se producen. 

En este sentido, las infiltraciones permiten restablecer las propiedades de la zona afectada, permitiendo el alivio del dolor y la mejoría de la movilidad articular.

¿Por qué se realiza?

Las infiltraciones con ácido hialurónico permiten mejorar las propiedades del cartílago, pero además previenen el deterioro del cartílago.

En la artrosis y en la condromalacia, o daño del cartílago, la cantidad de ácido hialurónico es más bien reducida, de manera que en estos casos son más frecuentes las infiltraciones con ácido hialurónico. Las lesiones más frecuentes en las que se emplean estas infiltraciones son:

¿En qué consiste?

La infiltración con ácido hialurónico se administra a través de una inyección intraarticular, es decir, dentro de la articulación.

En cualquier caso, la infiltración debe ser administrada por un médico especialista, que puede ser un traumatólogo, médico rehabilitador o radiólogo intervencionista. En el caso de que no sea realizado por un médico especialista, pueden aparecer complicaciones, como reacciones inflamatorias.

En los casos en los que la infiltración se administra en articulaciones como el tobillo o la rodilla, la infiltración se realiza en la consulta adoptando una serie de medidas de esterilidad. Por el contrario, cuando la infiltración se administra en la cadera, esta se realiza en una sala preparada con control ecográfico.

Generalmente, las inyecciones de ácido hialurónico no requieren anestesia, pero en algunos casos resulta necesario inyectar un anestésico local en la articulación.

Preparación para la infiltración con ácido hialurónico

Antes de someterse a una infiltración con ácido hialurónico, es importante que el paciente tenga en cuenta una serie de pasos previos. En primer lugar, es importante acudir a la consulta del especialista, para que se encargue descartar complicaciones en los siguientes casos:

  • Si el paciente es alérgico a sustancias como el ácido hialurónico
  • Si presenta infección a la zona a infiltrar
  • Si la artrosis es crónica
  • Si padece fractura en lugar de desgaste
  • Si es propenso a sufrir hemorragias
  • Si toma anticoagulantes

Por otro lado, es importante que durante los días antes y durante el día de la infiltración no beba alcohol. Tampoco es recomendable tomar aspirinas durante los tres días previos a la infiltración, para evitar la aparición de hematomas.

Cuidados tras la intervención

Después de la infiltración con ácido hialurónico, el paciente puede volver a su vida normal. Es recomendable tomar antiinflamatorios aspirinas para aliviar la inflamación o dolor.

Sin embargo, deben evitarse las actividades deportivas durante las primeras 16 horas y evitar el consumo de alcohol.

Por otro lado, es aconsejable realizar ejercicios de movilidad de la articulación tras la infiltración, con el objetivo de que el ácido hialurónico se distribuya por toda la articulación.

TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.