Condiloma

Especialidad de Coloproctología

¿Qué es el condiloma?

Los condilomas son verrugas genitales y son de los tipos más comunes de infecciones de transmisión sexual. De hecho, al menos la mitad de las personas sexualmente activas podrán infectarse con el virus que causa las verrugas genitales a lo largo de sus vidas.

Las verrugas genitales afectan a los tejidos húmedos de la zona genital. Pueden ser pequeñas protuberancias del color de la piel o tener tamaño superior, similar a una coliflor.

En los hombres, las verrugas genitales pueden aparecer en la punta o cuerpo del pene, en el año o en el escroto. En las mujeres, en cambio, pueden aparecer en la vulva y el área perineal, y extenderse hacia la vagina y cuello uterino. No obstante, también pueden salir en la garganta y boca de una persona que ha mantenido sexo oral con una persona infectada.

¿Qué síntomas presenta?

Aunque la mayoría de verrugas genitales o condiloma son indoloras y no causas síntomas, sí pueden causar algunos que ayudan al paciente a percatarse de su presencia:

  • Picazón, ardor o dolor en la zona infectada
  • Pequeñas protuberancias de color carne o gris en el área genital
  • Sangrado durante las relaciones sexuales (en el caso de las mujeres)
  • Anormal flujo vaginal (mujeres)
  • Varias verrugas juntas en forma de colifor
  • Normalmente suelen ser pequeñas y planas, muy pequeñas, pero a veces pueden multiplicarse en grandes grupos.

Causas del condiloma o por qué se produce

Las verrugas genitales son causadas por el virus del papiloma humano (VPH), ya que algunas cepas de este virus pueden causar verrugas genitales, mientras que otras pueden causar cáncer. Exactamente existen más de 40 cepas de VPH que influyen en la zona genital. Cualquier VPH genital se transmite por contacto sexual, aunque, en la mayoría de los casos, el sistema inmunitario mata el VPH genital, sin desarrollarse síntomas de la infección.

¿Se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir el contagio de VPH y evitar, por tanto, el condiloma, es practicar sexo seguro, utilizando preservativo de látex durante las relaciones, así como evitar el contacto sexual con personas infectadas. No obstante, a veces el uso del preservativo no evita la propagación del condiloma, porque las verrugas pueden aparecer en áreas no protegidas alrededor de los genitales.

También existe una vacuna para el condiloma acuminado, que se utiliza como medida de prevención en jóvenes recién entradas en la pubertad. Esta vacuna, además, ayuda a evitar el cáncer de cuello de útero.

Asimismo, existe una vacuna llamada Gardasil que protege de las cepas del VPH que causan las verrugas genitales, protegiendo también de las cepas que suelen causar cáncer cervical. Se recomienda la vacunación en niñas y niños de 11 y 12 años, antes de que las personas sean sexualmente activas.

¿En qué consiste el tratamiento?

Existen diversos tratamientos para el condiloma, centrándose, muchos de ellos, en eliminar las verrugas mediante distintas técnicas: crioterapia, electricidad o escalpelo.

Algunos médicos también recomendarán antivirales o medicamentos  para fortalecer el sistema inmunológico y su respuesta. Si las verrugas no molestan ni pican puede no necesitar tratamiento, pero si ocurre lo contrario el médico podrá recomendar incluso cirugía.

Vídeos relacionados con Condiloma


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.