¿Qué son los condilomas?

Escrito por: Dr. Kubrat Sajonia Coburgo
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Los condilomas anales, también llamados condilomas acuminados, son unas verrugas que transmite el virus del papiloma humano o VPH. Clínicamente se manifiestan por unas verrugas, de aspecto muy característico, coraliforme, como si fueran pequeñas coliflores. Esas lesiones pueden ser únicas o pueden crecer y ser múltiples. Afectan tanto al varón como a la mujer y, sobre todo, en el área genital. La afectación puede ser externa o interna. Esto es importante, lo veremos después, de cara al tratamiento. Existen distintos serotipos. Los serotipos son, para que me entiendan, como distintas razas. Los perros, por ejemplo, puede haber un pastor alemán y un pequinés, es el mismo animal, distinta raza. Los HPV también tienen distintas razas, y ahí es donde entran los HPV de bajo o alto riesgo. Clínicamente se manifiestan por picor, escozor, a veces sangrado. Si son externos se ven antes. Cuando son internos, es decir, afectan a la parte que no vemos del recto y del canal anal, se demora el diagnóstico y generalmente se manifiestan por sangrado. El paciente acude a la consulta cuando tiene sangrado y picor interno.

Afectan tanto a hombres como mujeres y, sobre todo, en el área genital
 

¿Cómo se contagian?

Esta es una gran discusión. Se contagian fundamentalmente por vía sexual, pero la vía de contagio sexual no es la única. También pueden contagiarse a través de objetos de uso íntomo, toallas, en baños públicos, en saunas y en piscinas. Veremos más adelante que esto es importante por la connotación social que tiene el VPH.

 

¿Cuál es su tratamiento?

Lo primero que quiero decir en este apartado es mandar un mensaje de tranquilidad. Existen múltiples leyendas negras sobre el condiloma, que si quedas infectado de por vida, que si da cáncer, que si no te libras nunca, bueno esto no es cierto. Lo que es verdad es que a veces el tratamiento es un poco pesado, pero tienen que tener claro los pacientes que tienen condiloma que de esto uno se cura, y se cura además de forma definitiva.

Empecemos. El tratamiento depende del grado de afectación y la localización de las lesiones. No es lo mismo tener lesiones pequeñas, externas, en una zona visible, que tener lesiones internas. Todas las lesiones que sean internas, es decir en el canal anal y en el recto deben de ser tratadas en quirófano y no se pueden utilizar ni pomadas, ni ungüentos. Las lesiones externas sí. Empecemos por los tratamientos con pomadas. Las pomadas son pomadas relativamente cáusticas, son pomadas fundamentalmente a base de ácido cicloracético, pomadas a base de resina de podofilino, que comercialmente se conoce con el nombre de Wartec, y pomadas a base de Imiquimod. El Imiquimod se conoce como Aldara o Inmunocare. Los tratamientos para condiloma con pomadas son todos muy cáusticos. Quiero recomendar a los pacientes que sigan las instrucciones que les da su médico. La gente piensa que por ponerse más cantidad se van a curar antes, esto es absolutamente falso, esto es una carrera de fondo, no es una carrera de velocidad. Son tratamientos que duran aproximadamente un mes. Aquellos pacientes que quieren correr más de la cuenta, corren el riesgo de generarse importantes quemaduras químicas. En definitiva, hay que seguir las pautas de su médico, poca cantidad durante bastante tiempo.

También podemos utilizar nitrógeno líquido, es decir, quemar por frío, no por calor. Esto se utiliza cuando las verrugas son pequeñas, son externas y no son muchas, porque el nitrógeno líquido es un tratamiento muy eficaz pero desgraciadamente francamente molesto para el paciente, especialmente en un área genital y es un tratamiento muy poco selectivo.

Finalmente hablemos del tratamiento quirúrgico. El tratamiento quirúrgico es para aquellas lesiones internas o cuando la afectación es muy importante. Es decir, masiva en toda el área perineal. Se realiza en quirófano, siembre bajo sedación. Hoy en día la anestesia permite sedar de forma breve a los pacientes para realizarles el tratamiento sin hacerles daño. Se puede realizar con un bisturí de diatermia, es decir, con un bisturí eléctrico, cauterizando las lesiones visibles o, preferiblemente, y si el cirujano dispone, lo ideal es utilizar un láser de CO2. El láser de CO2 lo que hace es cauterizar, fotovaporizar la lesión, minimizando el daño térmico que realiza.

 

¿Cuáles son las preguntas más comunes?

Son muchas las preguntas que se hacen los pacientes, que entráis en foros, que visitáis, que intentáis comprender qué es lo que está pasando, qué os está afectando. Una de las primeras preguntas es, ¿me pueden volver a salir después de un tratamiento los condilomas? La respuesta es sí. Los virus son la estructura viva más pequeña que se conoce y nosotros cuando tratamos condilomas, ya sea externos, o internos, en consulta o en quirófano, solo tratamos aquellas lesiones que nos resultan obvias a ojo desnudo, no podemos ver dónde pudiera haber un virus en la piel que no haya desarrollado una lesión todavía. Por eso es muy importante mantener un calendario de revisiones. Generalmente se hacen, aproximadamente, al mes, para ver si aparecen nuevas lesiones y que su cirujano o médico decida si recibe tratamiento o aplica una pomada o una crema.

¿Quédo infectado de por vida? La respuesta es no, rotundamente no. El condiloma es un virus oportunista, el HPV. Es decir, interactúa de forma transitoria con nosotros. No solo se cura con aquello que le de su médico, ya sea pomada o un tratamiento quirúrgico, nuestro sistema inmune también. De hecho, existen remisiones expontáneas. Hay pacientes que sin necesidad de tratamiento eliminan las verrugas, es decir, desaparecen. De hecho, todos conocemos o hemos tenido algún sobrino o gente en la infancia que ha tenido verrugas en las manos. Las verrugas en las manos también son un tipo de VPH. Y todos sabemos que hay personas que, con la adolescencia, dejaron de tener verrugas sin necesidad de ser tratado. No queda uno infectado de por vida, lo que queda en la sangre es el anticuerpo, la inmunización frente al HPV, pero el antígeno, tarde o temprano, con el tratamiento se negativiza.

¿Cuándo me puedo considerar curado? Esto es otra cosa que atormenta a los pacientes sobre todo de cara a las relaciones de pareja. Cuando un paciente ha tenido lesiones visibles y se ha tratado, se considera qué, porque la medicina es estadística, que tienen que pasar seis meses desde que el paciente tuvo la última lesión y no ha desarrollado una recidiva en este tiempo. La medicina es estadística y siempre existen casos que se salen de esta estadística. Por ejemplo, cuando se dice que una persona se puede considerar curada después de un cáncer de mama a los cinco años, esto lo decimos porque la mayoría de los pacientes a los cinco años no tienen más, pero siempre hay una persona que a los siete años desarrolla una lesión satélite. Es decir, en términos generales se puede considerar que a partir de los seis meses un paciente puede mantener una vida absolutamente normal en términos sexuales con su pareja o con nuevas parejas. Por supuesto se puede volver a contagiar si no toma las precauciones pero de la lesión o del HPV que tenía, se considera curado.

Otra de las preguntas que nos hacen los pacientes, y que realmente les genera temor, es ¿realmente puede producir cáncer de ano? La respuesta es sí, pero vamos a matizarla. Como sabéis, el VPH guarda una estrecha relación con el cáncer de cuello de útero y, generalmente, las personas extrapolan la clínica y el tratamiento del cáncer del cuello del útero y del seguimiento del condiloma a los condilomas anales. En nuestra especialidad, en proctología, las cosas son un poco distintas. El HPV puede producir cáncer de ano de forma excepcional, es decir, muy raro. El HPV interactúa con las células de la mucosa rectal y genera un fenómeno que conocemos con el nombre de displasia. Esa displasia es una alteración en la replicación de las células. Cuando se dividen, se dividen por decirlo de alguna forma, perturbadas por la presencia del virus. Esa perturbación, que se conoce con el nombre de displasia puede ser leve, moderada o severa. El paso siguiente es el carcinoma. Este viaje que se conoce con el nombre de AIN 1-2-3, Anal Intraepitelial Neoplasia, lleva un tiempo, no salta de un día para otro y aparece un cáncer de ano. Por eso los pacientes que están correctamente seguidos, correctamente revisados, y para eso utilizamos un rectoscopio de alta resolución, que como hemos comentado se trata de una prueba absolutamente indolora y que se realiza en consulta, podemos ver y realizar el seguimiento una vez tratado el paciente de sus condilomas y así las probabilidades de desarrollar, primero una displasia y, en el peor de los casos, una neoplasia anal, realmente remota, es decir, quiero mandar un mensaje de tranquilidad en ese sentido. Es muy, muy improbable que un paciente afectado de condilomas, correctamente tratado y seguido, desarrolle una displasia o, en el peor de los casos una neoplasia anal.

 

Conclusión

En conclusión, como hemos dicho antes, los condilomas son una enfermedad de transmisión sexual, la más común en nuestro país. No es una enfermedad grave, es una enfermedad pesada y que condiciona durante un tiempo al paciente, pero de la que uno se cura, no queda uno infectado de por vida. Se trata con una serie de pomadas y, cuando las lesiones son internas, en quirófano, bajo sedación y a ser posible con un láser de CO2, que como hemos comentado, minimiza el daño térmico y hace que el paciente se reincorpore mucho antes a su trabajo.

Por Dr. Kubrat Sajonia Coburgo
Coloproctología

Experto cirujano en patologías anales, con especial destreza en el uso del láser CO2 para este tipo de operaciones, que acumula una amplia experiencia en diversos hospitales de Madrid. Es poseedor del certificado en colo-proctología de uno de los centros de referencia mundial de la especialidad, el St. Mark’ s and Northwick Park Hospital. NHS Trust de Londres. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.