Tratamiento capilar

 

¿Qué es el tratamiento capilar?

 

El tratamiento capilar son cuidados que se aplican al cabello y cuya finalidad es mantener la salud y buena apariencia del mismo.

 

Actualmente existen múltiples tratamientos capilares para cada problema, como por ejemplo para tratar la caída del cabello, el pelo graso, hidratar o dar volumen.

 

Pero antes de iniciar un tratamiento es necesario analizar el cabello y el cuero cabelludo, ya que nos aseguraremos de aplicar el tratamiento adecuado según la necesidad a la que se quiera atender.

 

 

¿En qué consiste?

 

Los tratamientos capilares se aplican directamente sobre el cuero cabelludo y buscan sanar el cabello y favorecer un crecimiento capilar sano.

 

 

Tipos de cabello y problemas más frecuentes

 

Dado que los problemas capilares son muchos y variados es necesario contar con una amplia gama de productos a los que recurrir para tratarlos y recuperar la salud de nuestro cabello.

 

Los problemas a los que podemos atender son, básicamente, los siguientes:

  • Cabello graso.
  • Cabello reseco.
  • Caída del cabello.
  • Caspa.
  • Dermatitis seborreica.

 

 

Tipos de productos y tratamientos

 

En función del problema que queramos resolver recurriremos a uno u otro tratamiento, siempre consultando previamente a un especialista que valore el estado de nuestro cabello y cuero cabelludo.

  • Acondicionador. Normalmente se utilizan para aportar brillo, suavidad y facilitar el peinado. Se pueden usar a diario.
  • Ampolletas. Contienen aceites y proteínas que devuelven al cabello brillo y fuerza. Se recomienda su uso una vez por semana o cada 15 días.
  • Cremas. Ofrecen hidratación, sobre todo al cabello graso, reseco o teñido. También se recomienda para quienes se exponen con frecuencia a la plancha y secador. Las cremas aportan vitaminas y proteínas que ayudan a reparar las fibras capilares.
  • Mascarillas. Hacen el cabello más resistente y suave al tacto y sus propiedades reparadoras son mayores a las del acondicionador. Se aplican tras el lavado del cabello cada 15 o 30 días, según el daño del cabello.
  • Lociones capilares. Se recomiendan a aquellas personas que padecen calvicie y también para tratar la pediculosis.
  • Keratina. Aporta proteínas, vitaminas y aceites que penetran en la fibra capilar y ayuda a su reconstrucción. De esta manera el cabello luce más brillante, favorece un crecimiento sano y ayuda a cerrar las puntas abiertas.

 

 

Cuidado

 

El tratamiento nos aportará fuerza y vitalidad al cabello y nos ayudará a lucir un aspecto más sano. Para obtener unos buenos resultados es necesario ser constante y aplicar el tratamiento de la forma adecuada y en el tiempo establecido.

 

Aun así, también podemos cuidar de nuestro cabello de otras formas.

 

Algunas recomendaciones:

  • Cepillar el cabello a diario y antes de lavar.
  • Lavar el cabello con agua tibia, ya que el agua fría no disuelve la grasa y el agua caliente puede dañar el cabello.
  • No frotar en exceso. 
  • A la hora de desenredar el pelo empieza por las puntas y acabar en la raíz.
  • Es preferible dejar secar el pelo al aire.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.