Trasplante de riñón


Especialidad de Urología

TRASPLANTE DE RIÑÓN

Tipo: Tratamiento

¿Qué es el trasplante de riñón?

El trasplante de riñón es una cirugía que consiste en colocar un riñón sano a una persona con insuficiencia renal. Para poder realizarlo, se necesita un riñón donado por un individuo sano, puede proceder de un donante vivo, emparentado o no con el paciente, o de una persona fallecida.

¿Por qué se realiza?

Este tratamiento está indicado para pacientes que padecen una enfermedad renal terminal. Un trasplante de riñón no debe llevarse a cabo si el paciente sufre alguna infección; padece una enfermedad hepática, una cardiopatía o una enfermedad potencialmente mortal; tiene antecedentes recientes de cáncer; o abusa del tabaco, el alcohol u otras drogas.

¿En qué consiste?

Durante la operación, el cirujano conecta la arteria y las venales renales de la parte inferior del abdomen al nuevo riñón. El riñón trasplanto empieza a producir orina en cuanto la sangre empieza a fluir y hace la misma función que riñón que estaba deficiente, por lo que se puede suspender el tratamiento de diálisis.

Preparación para el trasplante de riñón

Una vez el especialista médico deriva al paciente a un centro de trasplantes, un equipo le evaluará y examinará para verificar que cumple con los requisitos para un trasplante de riñón. El paciente deberá someterse a diversos exámenes y pruebas como: histotipado y determinación del grupo sanguíneo, pruebas del corazón y exámenes para ver si hay infecciones. Una vez se indique que el paciente cumple con todos los requisitos, se le pondrá en una lista de espera. La mayoría de las personas que esperan un trasplante de riñón se someten mientras tanto a un tratamiento de diálisis.

Mientras que el paciente está en la lista de espera es importante que no fume ni consuma alcohol. Además, ha de mantenerse en el peso recomendado por el especialista médico siguiendo la dieta que le indiquen. Es importante también tomar la medicación prescrita por el doctor.

Cuidados tras la intervención

La operación es técnicamente sencilla y tras la misma, el paciente puede llevar una vida normal. Necesitará, sin embargo, tomar medicamento el resto de su vida para impedir que su organismo rechace el nuevo riñón.

El paciente tendrá que permanecer en el hospital durante un período de entre tres y siete días. Después, realizará controles y análisis de sangre habituales durante los próximos dos meses.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.