Trasplante de hígado

¿Qué es el trasplante de hígado?

El hígado es un órgano importante, cuya función principal es filtrar la sangre que circula en el cuerpo y producir bilis, lo que ayuda a la digestión de los alimentos en el intestino delgado.

Si el hígado se enferma o daña tanto que ya no puede regenerarse, una condición conocida como insuficiencia hepática, puede ser necesario un trasplante para reemplazarlo con un hígado sano.

¿Cuáles son las principales causas de daño hepático?

Las principales causas de daño hepático son:

¿Cuáles son los diferentes tipos de trasplante de hígado?

Dado que es difícil encontrar hígados de donantes, y que hay una larga lista de espera para los pacientes, se realiza una evaluación rigurosa para determinar quién es adecuado para un trasplante de hígado.

Un paciente se considera un receptor ideal si su vida útil sería menor en ausencia de un trasplante y si hay al menos un 50% de probabilidad de que el paciente sobreviva durante cinco años después del trasplante. Las diferentes formas en que se puede realizar un trasplante de hígado son:

  • Donación de hígado de una persona fallecida.
  • El hígado donado proviene de una persona recientemente fallecida con un hígado sano.
  • Trasplante de donante vivo: este tipo de trasplante toma una porción del hígado de un donante vivo y luego lo implanta en el hígado del paciente. Dado que el hígado es un órgano capaz de regenerarse, el hígado enfermo se regenera con el apoyo de la porción sana trasplantada, que se regenerará a sí misma.
  • Donación compartida similar a una donación de hígado fallecida: a un paciente recientemente fallecido se le extrae el hígado sano. El hígado, que luego se divide y se dona a dos pacientes diferentes, se regenerará para formar dos órganos sanos completos.

Recuperación post-intervención

Después de la cirugía de trasplante de hígado, el paciente receptor debería notar una mejora casi instantánea en comparación con los síntomas previamente causados por el hígado enfermo. A menudo, los pacientes pueden volver a sus actividades normales en cuestión de meses, pero la recuperación completa puede llevar mucho más tiempo. Un paciente de trasplante deberá tomar medicamentos inmunosupresores por el resto de su vida para evitar que el organismo rechace el hígado del donante.

Riesgos relacionados con el trasplante de hígado

Puede haber riesgos después de la cirugía de trasplante de hígado, aunque el pronóstico es bueno en la mayoría de los casos. Alrededor de ocho de cada diez pacientes de trasplante de hígado viven al menos otros cinco años y muchos, incluso viven durante más de 20 años.

Los principales problemas relacionados con la cirugía para el trasplante de hígado son:

  • El hígado donado es rechazado por el cuerpo.
  • El hígado donado al principio no funciona, lo que resulta en un nuevo trasplante que se realizará de inmediato.
  • Hemorragia.
  • Un mayor riesgo de infección.
  • Problemas de flujo sanguíneo hacia y desde el hígado.
  • Un mayor riesgo de cáncer de piel.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..