Traqueotomía

Dr. Diego González Rivas - Cirugía torácica

Publicado el: 13/11/2012

 

Índice

  1. ¿Qué es la traqueotomía?
  2. ¿Por qué se realiza?
  3. ¿En qué consiste?
  4. Preparación para la traqueotomía
  5. Cuidados tras la intervención

 

¿Qué es la traqueotomía?

La traqueotomía es una de las intervenciones más antiguas, y consiste en abrir la tráquea a través de una abertura en el cuello. Normalmente se coloca un tubo (cánula de traqueotomía o tubo traqueal) en ella para que el paciente pueda respirar y se retiren las secreciones de los pulmones.

De esta manera, se crea una desviación y evita inflamaciones o que se produzca un bloqueo en la boca o en la garganta. 

En la traqueotomía se realiza una incisión
de unos 1,5 cm en el cuello

 

¿Por qué se realiza?

Suele hacerse por obstrucción a nivel de la orofaringe, laringe o parte alta de la tráquea. Otros casos en los que se realiza son:

  • Intubación prolongada, donde el paciente se encuentra bajo asistencia respiratoria mecánica de forma prolongada.
  • Aspiración de secreciones pulmonares, como moco en las vías respiratorias y pulmones.
  • Déficit permanente de deglución.
  • Cirugías complejas de cabeza o cuello.
  • Anomalía hereditaria de la tráquea o laringe.
  • El paciente ha inhalado humo, vapor o gases tóxicos que han hinchado y bloqueado las vías respiratorias.
  • Padece de cáncer del cuello, por lo que ejerce una presión sobre la vía respiratoria.
  • Sufre parálisis de los músculos y no puede tragar.
  • Presenta un trauma severo en el cuello o cabeza que impide la respiración.

Según la causa, diferenciamos entre la traqueotomía de emergencia, la de urgencia y la traqueotomía de elección o reglada. Además, puede ser temporal o permanente.

 

¿En qué consiste?

La traqueotomía consiste en abrir un orificio dentro de la tráquea para evitar la asfixia. Para ello, se realiza una incisión de unos 1,5 cm en el cuello, por delante de la tráquea; a continuación, se realiza una punción y una dilatación de la tráquea hasta que se puede introducir el tubo. El procedimiento no suele durar más de 10 minutos y requiere de anestesia general.

Esta técnica puede comportar algunos riesgos (además de los que implican la cirugía y la anestesia) como daño en la tiroides, erosión de la tráquea, punción del pulmón y atelectasia pulmonar, y tejido cicatricial en la tráquea que provoca dolor o dificultad para respirar.

 

Preparación para la traqueotomía

Normalmente se realiza bajo anestesia, salvo que sea una traqueotomía de emergencia, pues no suele haber margen para ello. En la técnica de urgencia suele aplicarse un anestésico en la zona para que el paciente no sufra dolor, mientras que en la traqueotomía de elección se recurre a la anestesia general.

Cuando requiere anestesia general el especialista puede recomendar evitar comer y beber durante las horas previas al procedimiento, también que se dejen de tomar ciertos medicamentos.

 

Cuidados tras la intervención

Una persona con traqueotomía deberá tener cuidado con la higiene de la zona, y prepararse para saber reaccionar frente a una obstrucción parcial o total de la cánula. Además, debe evitarse exponerse a aerosoles o partículas en suspensión aérea para evitar que entren en la vía respiratoria.

Normalmente, la traqueotomía impide hablar, ya que el aire exhalado sale por la abertura de la traqueotomía en vez de subir a través de la laringe, por lo que existen dispositivos y técnicas para redirigir este flujo de aire para permitir hablar. Además, durante la recuperación tragar será difícil, así que cuando se esté listo es posible que deba trabajar con un terapeuta del habla que ayudará a recuperar la fuerza muscular y la coordinación para tragar.

Si la traqueotomía es temporal la cánula será retirada, mientras que si es permanente el orificio permanecerá abierto.