Tensión muscular

¿Qué es la tensión muscular?

El término tensión muscular se refiere a la rigidez muscular provocada por una contracción continua de uno o más músculos. Se manifiesta por pequeños nódulos o protuberancias detectables por el tacto. Esta tensión puede afectar a cualquier músculo, pero tiende a desarrollarse principalmente en el cuello, el útero, el trapecio, la región lumbar y las piernas. Aunque no se considera una patología real, puede reducir significativamente la calidad de vida de los afectados, ya que impide las actividades diarias normales, así como los deportes o el trabajo.

¿Cuáles son los síntomas de la tensión muscular?

La tensión muscular puede presentarse con síntomas simples como molestias o dolor en el área afectada, hasta una rigidez general. Sin embargo, incluye otros síntomas frecuentes como:

¿Cuáles son las causas?

La rigidez muscular puede tener varios orígenes. Se puede encontrar una primera causa en un estado general de estrés que, literalmente, se manifiesta en el físico. Los deportistas y las personas sedentarias son, de hecho, los más afectados. No obstante, este trastorno también puede originarse en:

  • Entrenamientos excesivamente potentes
  • Malas posturas prolongadas
  • Latigazos
  • Falta de vitaminas específicas (potasio y magnesio)
  • Deshidratación
  • Mala circulación sanguínea.

¿Se puede prevenir?

Para prevenir y tratar la tensión muscular, en primer lugar, es útil eliminar o reducir todas las fuentes de estrés, para después actuar sobre el origen psicosomático del problema.

Tratamientos de tensión muscular

Para aliviar temporalmente el dolor, es recomendable aplicar compresas de calor en el área afectada para facilitar la relajación muscular. En casos graves, se pueden usar antiinflamatorios. Las técnicas de relajación progresiva y el entrenamiento autógeno, así como la respiración diafragmática, también son particularmente beneficiosos.

¿Qué especialista lo trata?

El fisioterapeuta es el especialista que se ocupa de los problemas ocasionados por la rigidez muscular. Además de las terapias paliativas mencionadas anteriormente, podrá ayudar al paciente con sesiones de terapia de masaje y ejercicios isotónicos destinados a aflojar las contracturas.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..