Seminograma

¿Qué es un seminograma?

El seminograma, también llamado espermograma o espermiograma, es una prueba diagnóstica cuyo objetivo es analizar la calidad del semen. Los parámetros que se tienen en cuenta son, por un lado, el volumen, licuefacción, viscosidad, color y pH del semen, y, por otro lado, la concentración, movilidad, vitalidad, morfología y presencia de células epiteliales o leucocitos de los espermatozoides.

¿En qué consiste el seminograma?

El paciente debe recoger una muestra de semen en un bote estéril, siempre mediante masturbación y después de haber orinado y haberse lavado las manos y los genitales. Es importante obtener el total de la muestra de la eyaculación, ya que, si se pierde una parte, el análisis no será representativo y no se considerará válido. Una vez recogida la muestra, se debe entregar a la clínica para que lo analice.

En el caso de que la muestra se tome en casa, cabe tener en cuenta que el periodo entre la recogida y la entrega de la muestra tiene que ser de máximo una hora, y que, durante el transporte, la temperatura no debe ser inferior a 5 ºC.

Seminograma estudio de los espermatozoides by Topdoctors
El seminograma estudia las características de los espermatozoides y su capacidad para lograr la fecundación y el embarazo
 

¿Por qué se realiza el seminograma?

Esta prueba tiene como objetivo comprobar si existe algún tipo de infertilidad masculina y evaluar las posibilidades para conseguir el embarazo.

Preparación para el seminograma

Es importante seguir los siguientes consejos antes de recoger la muestra de semen:

  • No tener sexo (ni relaciones ni masturbación) entre 48 horas y siete días antes de la prueba (lo ideal son cinco días).
  • No aplicar pomadas durante las ocho horas anteriores a las recogida de semen.

Significado de resultados anormales del seminograma

Los principales problemas que se pueden diagnosticar en un seminograma y que llevan a la infertilidad son:

  • Oligospermia (bajo recuento de espermatozoides)
  • Azoospermia (ausencia de espermatozoides)
  • Astenozoospermia (problemas de movilidad de los espermatozoides)
  • Teratozoospermia  (problemas de morfología de los espermatozoides)
  • Hipospermia (bajo volumen seminal)
     

Presentar alguno de estos problemas puede impedir la fecundación y por tanto, la capacidad de conseguir un embarazo. Por tanto, es posible que la pareja requiera acudir a algún tratamiento de Reproducción Asistida para concebir.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..