Prótesis de rodilla

Especialidad de Traumatología

¿Qué es la prótesis de rodilla?

Una prótesis de rodilla es la sustitución de la articulación por una pieza sintética, a través de una intervención quirúrgica. Es un implante que se coloca en la estructura dañada y sustituye su función, permitiendo al paciente volver a mover la articulación, eliminando el dolor que pudiera tener. Durante la intervención se retira el hueso y cartílago dañados. Para ello se aplicará al paciente o bien anestesia general o bien anestesia regional (raquídea o epidural). El especialista en anestesiología lo determinará junto con el traumatólogo, para causar la menor molestia al paciente y que la intervención sea lo más cómoda posible.

¿Por qué se realiza?

El motivo más común por el que se coloca una prótesis es a causa de una artrosis de rodilla (gonartrosis), que va dañando la articulación. Pero también algunas fracturas en que hay un gran daño del hueso subcondral o determinados tumores óseos hacen necesario un implante o prótesis de rodilla.

La prótesis de rodilla permite al paciente recuperar la movilidad y estabilidad - Top Doctors
La prótesis de rodilla permite al paciente recuperar la movilidad y estabilidad de la articulación

¿En qué consiste?

La cirugía de prótesis de rodilla dura unas dos horas y consiste en retirar el cartílago y hueso dañados de la articulación, colocando en su lugar piezas artificiales. Dichas piezas pueden colocarse en distintos lugares de la rodilla: extremo inferior del fémur (pieza hecha de metal), extremo superior de la tibia (pieza de plástico fuerte y metal) o al lado posterior de la rótula (prótesis hecha de plástico fuerte).

Una vez aplicada anestesia en el paciente, el especialista en Traumatología realizará una incisión en la articulación para abrirla, de unos 20cm. A continuación, seguirá el siguiente procedimiento:

  • Retirar la rótula y cortar los extremos de fémur y tibia, con el objetivo de acomodar la prótesis al espacio articular.
  • Cortar también la parte inferior de la rótula para que la nueva pieza quepa bien.
  • Fijar las dos partes de la prótesis a los distintos huesos, una pegada al fémur y la otra a la tibia, con cemento o con tornillos.
  • Reparar los tendones y músculos de la articulación, así como cerrar la incisión.

Según la lesión y la cantidad de hueso que se retira al paciente las prótesis pueden ser:

  • Totales o tricompartimentales: se sustituye totalmente la articulación (también la rótula). Entre ellas se encuentran las prótesis de eje rígido (solo permite un movimiento, la flexoextensión, por lo que casi no se emplean), las prótesis de sustitución de superficies articulares (resección aislada de la articulación dañada), las prótesis con componentes enlazados (proporcionan mucha estabilidad por el enlace que hay entre la tibia y el fémur, así como movimientos de flexoextensión y rotación, pero también están en desuso) y las prótesis autoestables (sustituyen la superficie dañada y aportan estabilidad y funcionalidad por su diseño, siendo la más común la “medial pivot”).
  • Monocompartimentales: se usan en lesiones delimitadas de la articulación. Normalmente tienen una parte femoral metálica que se coloca en el cóndilo femoral lesionado, y un componente de polietileno en la parte de la tibia.

Preparación para la prótesis de rodilla

El especialista en traumatología y el anestesiólogo recomendarán al paciente qué pasos debe seguir antes de la intervención. Es importante que el paciente comunique la medicación que toma, para que esta no interfiera en la evolución de la cirugía. Por otra parte, el especialista realizará una serie de pruebas preoperatorias al paciente, tales como electrocardiograma, resonancia magnética, radiografías y demás procedimientos que harán más fácil la intervención y le permitirán acceder a la articulación conociendo completamente la lesión que sufre el paciente.

Cuidados tras la intervención

Tras la intervención de prótesis de rodilla el paciente debe ser muy estricto, siguiendo los consejos del traumatólogo y fisioterapeuta, para que la recuperación sea completa y exitosa. Así, el especialista en Fisioterapia diseñará una serie de ejercicios adaptados al paciente y la lesión que ha sufrido, que irán aumentando de intensidad en el tiempo, conforme el paciente vaya recuperando la movilidad de la articulación. El objetivo es recuperar y aumentar la fuerza de los músculos, corregir cualquier inestabilidad y deformidad, aliviar los dolores que pueda tener el paciente, eliminar cualquier adherencia en la cicatriz y mejorar la función física del paciente.

A dicha rehabilitación se pueden añadir una serie de recomendaciones: alternar el movimiento de flexión y extensión cuando se está sentado, llevar calzado cómodo y bien atado, evitar cambios bruscos en el peso para evitar sobrecargas en la articulación, retirar cualquier mobiliario que pueda hacer tropezar y caer al paciente, realizar ejercicios en casa (recomendados siempre por el especialista), colocar frío en la zona tras los ejercicios de rehabilitación, seguir las indicaciones del especialista para sentarse, deambular y bajar escaleras y, sobre todo, mantener la herida limpia y desinfectada.

Alternativas a este tratamiento

No hay alternativa a la cirugía de prótesis de rodilla. Es una intervención que únicamente se realiza en casos extremos, cuando la articulación está muy dañada y la lesión no puede solucionarse con otra terapia o intervención. El especialista será quien estudie la lesión y decida cuál es el mejor tratamiento o alternativa.

Vídeos relacionados con Prótesis de rodilla


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.