Micropigmentación capilar

Especialidad de Medicina estética

¿Qué es la micropigmentación capilar?

La micropigmentación capilar es una técnica que se basa en la inyección de pigmentos bajo la piel —normalmente en el cuero cabelludo—  con el fin de otorgar una mejor apariencia en aquellas zonas en las que el paciente sufre alopecia. No obstante, cabe destacar que la micropigmentación capilar nació como una técnica de carácter reconstructivo para aquellas personas que lo necesitaban tras un tratamiento o una cirugía invasiva.

Otras de las zonas en las que habitualmente se utiliza la micropigmentación capilar es en el pecho, las cejas o los labios. Se trata de un tratamiento con efectos no permanentes en el tiempo, ya que en función de la calidad de la piel la micropigmentación puede durar en torno a dos o tres años.

Se trata de un procedimiento ambulatorio que se realiza entre dos y tres sesiones de entre una y dos horas de duración y que no es indoloro, ya que se realiza bajo anestesia local. Se utiliza tanto en hombres como en mujeres, aunque la tendencia es más habitual en varones.

¿Por qué se realiza la micropigmentación capilar?

La micropigmentación capilar nace como una alternativa al trasplante capilar. En este caso, la técnica se realiza en aquellas personas con una pérdida de pelo irreversible y con poca densidad capilar, un hecho que hace inviable la realización de un trasplante de pelo en estos pacientes.

A su vez, la técnica de la micropigmentación se presenta como una alternativa más económica que el trasplante o injerto de pelo.

¿En qué consiste la micropigmentación capilar?

La micropigmentacion capilar consiste en la inyección de un pigmento que se inyecta a una profundidad que varía de entre 0.25 a 1.75 milímetros de profundidad y que otorgan una tonalidad a la piel similar a la del color del pelo.

El pigmento se inserta en la zona sin pelo mediante una serie de máquinas y técnicas especialmente adaptadas al cuero cabelludo.

Situación ideal para realizar la micropigmentación capilar
 

Preparación para la micropigmentación capilar

En principio no se necesita una preparación especial antes de someterse a un proceso de micropigmentación capilar. En este caso, el paciente debe estar totalmente informado del funcionamiento de la técnica, de su duración y de su resultado final.

El paciente deberá comunicar al especialista si padece algún tipo de enfermedad contagiosa a través de la sangre, ya que la micropigmentación incluye el uso de agujas que podría generar algún riesgo en la salud del especialista en el caso de que entrase en contacto con la mencionada sangre.

De cara al procedimiento, el paciente debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas durante los días previos, así como no consumir medicamentos anticoagulantes, como por ejemplo la aspirina.

Cuidados tras la micropigmentación capilar

Una vez que le proceso de micropigmentación haya finalizado, es habitual que el paciente sufra una ligera inflamación en el cuero cabelludo, ya que se ha manipulado dicho cuero con agujas. A su vez, es posible que algunos poros expulsen una parte de la tinta introducida, aunque en ningún caso afectará al resultado final.

Durante los primeros días, el cuero cabelludo generará una ligera costra que dará un tono más oscuro del deseado, aunque una vez que caiga el color se irá aclarando poco a poco.

En torno a tres semanas después de someterse a la micropigmentación, se genera el colágeno necesario para que el cuero cabelludo acabe de curarse definitivamente, y en torno a diez o veinte días después del proceso se consigue la tonalidad deseada.

Alternativas a la micropigmentación capilar

La principal alternativa a la micropigmentación es el injerto de pelo. En este caso, existen dos técnicas de injerto o trasplante de pelo que se utiliza en aquellos pacientes que desean recuperar el aspecto estético del pelo: la técnica FUE y la técnica FUSS.

  • FUE: originalmente denominada como Follicular Unit Extraction está considerada la técnica de trasplante capilar más avanzada en la actualidad. Consiste en la extracción individual de folículos de la zona donante deseada y posteriormente se implantan en el cuero cabelludo, sin dejar cicatrices.
     
  • Técnica FUSS: los pelos de la zona donante se extraen con una capa fina de pie y posteriormente se implanta en la zona de la calvicie. Se necesitan puntos para cerrar la zona, aunque la cicatriz es prácticamente imperceptible.
loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.