Miastenia gravis

Dr. Jaime Masjuan Vallejo - Neurología

Publicado el: 13/11/2012

Índice:

  1. ¿Qué es la miastenia gravis?
  2. Pronóstico de la enfermedad
  3. Síntomas de la miastenia gravis
  4. ¿Cómo es el diagnóstico?
  5. ¿Cuáles son las causas de la miastenia gravis?
  6. ¿Se puede prevenir la miastenia gravis?
  7. ¿En qué consiste el tratamiento?
  8. ¿Qué especialista lo trata?

 

¿Qué es la miastenia gravis?

La miastenia gravis es una enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica que se caracteriza por grados variables de debilidad de los músculos esqueléticos del cuerpo.

Los músculos afectados más frecuentemente son los movimientos oculares, la expresión facial, el habla, la masticación y la deglución. También se pueden ver afectados los músculos que controlan la respiración, los movimientos de las extremidades y del cuello.

La repetición de la actividad muscular debilita el músculo. El reposo permite su recuperación. La miastenia gravis está causada por un defecto en la transmisión de los impulsos nerviosos a los músculos.

Los síntomas más frecuentes se pueden
apreciar sobre todo en la expresión facial

Pronóstico de la enfermedad

Esta enfermedad está clasificada según los diferentes grados de afectación muscular en la clasificación de Osserman. El objetivo de esta distinción es llegar a un pronóstico y tratamiento adecuados.

Por otro lado, hoy en día existe otra clasificación realizada por la Fundación Americana de Miastenia que contempla un grado leve, moderado y severo.  
 

Síntomas de la miastenia gravis

La miastenia gravis presenta síntomas diversos. En primer lugar, suele manifestarse en los ojos mediante la ptosis o párpados caídos, que puede afectar a uno o dos ojos. Otros de los síntomas de esta patología son la visión doble, la debilidad en los brazos y en las piernas, la fatiga y la dificultad para respirar, hablar, masticar o tragar.

Además, la miastenia gravis causa debilidad muscular, que empeora si los músculos son utilizados. En la mayoría de los casos los síntomas disminuyen con el descanso.

Los síntomas de la miastenia grave avanzan progresivamente con el tiempo y por norma general alcanzan su punto máximo en pocos años después de que aparezca la enfermedad.

 

Pruebas médicas para la miastenia gravis

Para que el especialista pueda realizar un correcto diagnóstico de la enfermedad deberá realizar diferentes pruebas médicas, además de analizar los síntomas y revisar la historia clínica de los pacientes. Entre las diferentes pruebas se encuentran.

 

¿Cuáles son las causas de la miastenia gravis?

Existen diferentes factores que pueden derivar en la miastenia gravis:

  • Anticuerpos: en cualquier cuerpo humano los nervios se comunican con los músculos a través de la emisión de sustancias químicas denominadas neurotransmisores, que se juntan con sus correspondientes receptores de las células musculares en la unión neuromuscular. Durante esta enfermedad, el sistema inmunitario crea anticuerpos que destruyen o colapsan muchos receptores musculares de un neurotransmisor, llamado acetilcolina. En consecuencia, al tener menos receptores, los músculos reciben menos conexiones nerviosas y se produce la debilidad.
     
  • El timo puede ser otra de las causas: los científicos piensan que el timo, la glándula que integra el sistema inmunitario ubicada en la parte superior del tórax, bajo el esternón, puede aumentar o mantener la producción de los anticuerpos que bloquean la acetilcolina.

Por otro lado, existen otras causas que no tienen nada que ver con anticuerpos y generalmente derivarán en una miastenia gravis seronegativa. Muchas veces afectan en la aparición de esta patología los anticuerpos contra otro tipo de proteína, relacionada con un receptor de lipoproteínas, o factores genéticos.

Por último, también existen los factores de riesgo que aumentan el daño de la miastenia gravis: la fatiga, la complicación de alguna enfermedad, el estrés y algunos medicamentos en particular como los betabloqueantes, el gluconato de guindina, el sulfato de guindina y algunos anestésicos y antibióticos.  

 

¿Se puede prevenir?

Actualmente no se conoce ninguna medida que pueda prevenir la miastenia gravis, debido a que se desconocen las causas concretas que generan este tipo de enfermedad autoinmune.
 

Tratamientos para la miastenia gravis

Los especialistas pueden utilizar diferentes tratamientos, en solitario o combinados con otras técnicas, con el objetivo de aliviar los síntomas de la miastenia gravis:

  • Medicamentos
    • Inhibidores de la colinesterasa
    • Corticoesteroides Inmunosupresores
       
  • Terapia intravenosa
    • Plasmaféresis
    • Inmunoglobulina intravenosa
    • Anticuerpo monocional
  • Cirugía
    • Timectomía asistida por vídeo
    • Timectomía robótica

 

¿Qué especialista lo trata?

El neurólogo es el especialista que se encarga de tratar la miastenia gravis. Desde Top Doctors podrá pedir una cita con un profesional especializado en este tipo de enfermedad, además podrá encontrar al especialista más cercano en su zona geográfica y que mejor se adapte a sus necesidades.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.