Ligamento cruzado posterior


Especialidad de Traumatología

El ligamento cruzado posterior une la tibia con el fémur. Su función es la de limitar el juego de la tíbia con respecto al fémur, además de limitar la rotación externa tibial y, junto al ligamento cruzado anterior, restringen las fuerzas aplicadas en el desplazamiento de la rodilla hacia dentro o hacia fuera, importantes sobretodo cuando la rodilla se encuentre en flexión. La lesión del LCP puede deberse a un traumatismo directo en la parte anterior de la tíbia que se puede producir, por ejemplo, en un accidente en el cual la rodilla se encuentra doblada y recibe un impacto fuerte que provoca que ésta se doble hacia atrás o se deforme de forma forzada. Cuando la lesión se produce por un traumatismo de alta energía, se relaciona con lesiones más graves, fracturas de huesos largos, de la pelvis o a lesiones del complejo postero-externo u otras estructuras. En la mayoría de los casos se aplica una inmovilización y apoyo parcial durante unas 4 u 8 semanas aproximadamente y una vez finalizado este periodo se lleva a cabo la rehabilitación.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.