Fractura de clavícula

Especialidad de Traumatología

¿Qué es la fractura de clavícula?

La clavícula es el hueso largo y delgado situado en la parte superior del pecho, entre el esternón y el hombro. Su función es unir el miembro superior con el tórax y mantener los hombros alineados. En ella se insertan varios músculos (deltoides y trapecio en la cara superior y músculo subclavio, ligamento conoideo y ligamento trapezoide en la cara inferior).

La fractura de clavícula se produce cuando se rompe este hueso. Entre las lesiones de clavícula también encontramos la luxación de clavícula o la dislocación acromioclavicular.

¿Qué síntomas presenta la fractura de clavícula?

Si la fractura es leve, los principales síntomas son:

  • Dolor en la zona del hueso fracturado
  • El hombro parece estar descolgado
  • Dificultad y dolor al mover el hombro o el brazo
  • Hematomas, hinchazón o una protuberancia en la clavícula
  • Crujido o ruido de rechinamiento al levantar el brazo

Por otra parte, si la fractura es más grave, presenta los siguientes síntomas:

  • Una zona de la clavícula amorfa
  • Falta de la sensibilidad o sensación de hormigueo en el brazo o en los dedos de la mano

¿Cuáles son las causas de la fractura de clavícula?

La fractura de clavícula se produce casi siempre por un impacto violento contra el brazo extendido en una caída o por una caída directamente sobre el propio hombro. Es más frecuente en niños, ya que estos huesos no se endurecen hasta la edad adulta.

¿En qué consiste el tratamiento de la fractura de clavícula?

El tratamiento convencional siempre ha consistido en inmovilizar el hombro con un vendaje especial o con una férula con el brazo en cabestrillo durante entre seis y ocho semanas. No obstante, actualmente se tiene más a la cirugía de la fractura de clavícula, ya que se ha demostrado que aumenta las probabilidades de que el hueso sueldo correctamente y que el tiempo de recuperación sea más reducido.

La cirugía está especialmente indicada en fracturas que presentan un desplazamiento del hueso fracturado. Existen varias técnicas quirúrgicas, entre las que destacan la utilización de agujas que se colocan a través de la piel, la colocación de placas atornilladas al hueso o la colocación de un tornillo largo por el interior del hueso fracturad. Tras la intervención hay que llevar el brazo en cabestrillo durante al menos  días, y no se podrán hacer actividades cotidianas ni cargar peso durante entre cuatro y seis semanas.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.