Fibrilación auricular

Especialidad de Cirugía cardíaca

¿Qué es la fibrilación auricular?

La fibrilación auricular consiste en una frecuencia cardíaca acelerada e irregular que aumenta el riesgo de padecer diversas patologías relacionadas con el corazón, como sufrir un accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca…

La fibrilación es el tipo más común de arritmia, y está originada por un problema eléctrico en el corazón. Se da cuando existe frecuencia cardiaca irregular y normalmente acelerada, que se produce en el momento en el que las dos aurículas —cavidades superiores del corazón— tienen señales eléctricas consideradas caóticas.

Como resultado de estas señales caóticas, las cavidades se agitan, y el nódulo auriculoventricular —conexión entre aurículas y ventrículos— recibe una gran cantidad de impulsos que tratan de llegar a los ventrículos, que también latirán de forma acelerada, aunque no tanto como las aurículas.

El resultado es un ritmo cardiaco acelerado e irregular, con una frecuencia que varía entre los 100 y los 175 latidos por minutos, situándose los límites normales entre 60 y 100 por minuto.

Pronóstico de la enfermedad

En ocasiones, la fibrilación auricular puede ocasionar lo siguiente:

  • Accidente cerebrovascular: en fibrilación auricular el ritmo cardíaco caótico puede hacer que la sangre se acumule en las aurículas, es decir, las cámaras superiores del corazón, formándose coágulos. En el caso de que se forme un coágulo sanguíneo, éste puede desprenderse del corazón y trasladarse al cerebro, pudiendo bloquear el flujo sanguíneo y causando un accidente cerebrovascular. Este riesgo de accidente cerebrovascular en la fibrilación auricular varía en función de la edad, de si la persona tiene la presión arterial alta, diabetes…
     
  • Insuficiencia cardíaca: la fibrilación auricular puede debilitar el corazón provocando insuficiencia cardiaca, hecho que impide al corazón hacer circular la sangre suficiente para hacer funcionar correctamente el organismo.

Síntomas de la fibrilación auricular

En ocasiones, la fibrilación auricular puede ser asintomática, y no se descubre que se padece la mencionada enfermedad hasta que se lleva a cabo una exploración física. En el caso de que se padezcan síntomas, estos serán los siguientes:

  • Palpitaciones
  • Debilidad
  • Fatiga o sensación de fatiga
  • Menor capacidad para realizar ejercicio físico
  • Mareos
  • Aturdimiento
  • Confusión
  • Falta de aire
  • Dolor en el pecho

Cabe destacar que la fibrilación auricular puede ser ocasional, persistente, persistente y a largo plazo o permanente.

  • Ocasional: es conocida como la fibrilación auricular paroxismal, pudiendo tener síntomas intermitentes que pueden durar desde minutos a varias horas y que desaparecen solos.
  • Persistente: en este tipo de fibrilación auricular, el ritmo cardíaco no recupera la normalidad por sí mismo. En este caso, se necesitará tratamiento como choques eléctricos o medicamentos que logren restaurar la normalidad en el sistema cardiaco.
  • Persistente y a largo plazo: este tipo de fibrilación auricular es de carácter continuo, y su duración se extiende más allá de los doce meses.
  • Permanente: en este tipo de fibrilación auricular, la frecuencia cardiaca normal no puede conseguirse o restaurarse. En estos casos, el paciente padecerá fibrilación auricular de forma permanente, y normalmente se necesitarán medicamentos para controlar la frecuencia cardiaca.

Pruebas médicas para la fibrilación auricular

Para llevar a cabo un diagnóstico de la fibrilación auricular, el especialista revisará el historial clínico del paciente y llevará a cabo una exploración física. Se pueden solicitar distintas pruebas para hacer el diagnóstico definitivo:

  • Electrocardiograma: a través de electrodos se registran las señales eléctricas que atraviesan el corazón.
  • Monitor Holter: este dispositivo que se lleva en el bolsillo registra la actividad del corazón durante un día completo. El médico puede hacer una observación exhaustiva.
  • Grabador de episodios: se controla la actividad en un periodo que puede ir de semanas a meses. Se debe activar únicamente cuando se sientan síntomas, registrándose la actividad de los minutos anteriores y posteriores.
  • Ecocardiograma: se trata de una prueba no invasiva que utiliza ondas sonoras para generar una imagen en vídeo del corazón.
  • Análisis de sangre
  • Prueba de esfuerzo
  • Radiografía de tórax

¿Cuáles son las causas de la fibrilación auricular?

La presencia de anomalías o de lesiones en la estructura del corazón es la causa más frecuente de fibrilación auricular. Alguna de las causas de fibrilación auricular son las siguientes:

  • Presión arterial alta
  • Ataques cardíacos
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Válvulas cardiacas de tamaño anormal
  • Cardiopatía congénita
  • Desequilibrios metabólicos
  • Enfermedades pulmonares
  • Cirugías cardiaca anterior
  • Infecciones virales
  • Estrés
  • Apnea del sueño

Prevención de la fibrilación auricular

La mejor forma de prevenir la fibrilación es mantener un estilo de vida saludable para evitar el riesgo de que el corazón sufra una enfermedad cardiaca. Alguna de las pautas a seguir son:

  • Seguir una dieta saludable y equilibrada
  • Aumentar la actividad física
  • Mantener un peso estable y adecuado
  • Evitar el tabaco
  • Evitar o limitar el consumo de bebidas alcohólicas y de bebidas con cafeína
  • Reducir el estrés

Tratamiento para la fibrilación auricular

Para tratar la fibrilación, es necesario seguir tres pautas: controlar la frecuencia y restablecer el ritmo, prevenir los coágulos y reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

  • Restablecimiento del ritmo cardiaco: se lleva a cabo a través de un proceso llamado cardioversión. Existen dos tipos, la cardioversión eléctrica y la cardioversión con medicamentos.
  • Mantenimiento de un ritmo cardíaco normal: se trata de medicamentos antiarritmias que pueden prevenir episodios de fibrilación en un futuro, aunque pueden causar efectos secundarios como náuseas, mareos y fatiga.
  • Control de la frecuencia cardíaca: se pueden recetar medicamentos con capacidad para controlar la frecuencia cardíaca.

Existen a su vez procedimientos quirúrgicos para tratar la fibrilación.

  • Ablación con catéter: se insertan tubos largos y delgados por la ingle y se guían a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. Los electrodos presentes en los catéteres pueden utilizar frío o calor para cicatrizar las señales erráticas, corrigiéndose la arritmia.
  • Procedimiento quirúrgico de laberinto: este procedimiento se lleva a cabo durante una cirugía a corazón abierto. Se hacen incisiones para crear un patrón de tejido cicatrizal. Como se trata de una operación a corazón abierto se reserva para personas que no han respondido a otros tratamientos.
  • Ablación del nodo auriculoventricular: se utiliza cuando las formas de ablación por catéter y los medicamentos no funcionan.

¿Qué especialista trata la fibrilación auricular?

El especialista encargado de estudiar y tratar la fibrilación es el Cardiólogo.

Vídeos relacionados con Fibrilación auricular


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.