Dolor crónico degenerativo

¿Qué es el dolor crónico degenerativo?

El dolor es una señal que activa el sistema nervioso cuando hay algo en nuestro organismo que está dañado o no funciona correctamente. Pueden experimentarse diferentes sensaciones desde un pinchazo, hormigueo, ardor o molestia. Se diferencian dos tipos de dolores: agudo y crónico.

Este último, a diferencia del agudo, perdura semanas, meses o incluso años y en algunos casos llega a interferir en nuestras actividades cotidianas. Por otra parte, el término degenerativo alude a un estado en el que la estructura de los órganos o tejidos afectados empeoran con el paso del tiempo.

Se produce porque los mecanismos de regeneración del cuerpo no funcionan adecuadamente y dañan la función y estructura de órganos, tejidos y células.

¿Qué síntomas presenta?

El dolor crónico puede estar presente en cualquier parte del cuerpo y aquellos que lo manifiestan suelen padecer:

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de espalda.
  • Artritis.
  • Artrosis
  • Dolor causado por un daño nervioso.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas del dolor crónico degenerativo son diversas, pero principalmente responden a:

  • Trastornos crónicos: cáncer, diabetes o artritis.
  • Lesiones: relacionadas con los ligamentos, hernias de disco y problemas de espalda.
  • Daño nervioso.
  • Daño del cartílago.
  • Cirugía previa.
  • Trastornos de dolor primario: las más habituales son la fibromialgia y cefaleas crónicas.

El dolor crónico también puede aparecer como consecuencia de una vieja lesión, infección u otra enfermedad que el paciente haya sufrido con anterioridad.

¿Cómo se puede prevenir o evitar? 

El dolor crónico, en muchos casos, no se puede evitar. Tampoco las enfermedades degenerativas, ya que con el transcurrir del tiempo dañan y empeoran la estructura de los órganos o tejidos afectados.

No obstante, no hay que dejar que el dolor se alargue en el tiempo y conviene acudir lo antes posible a un fisioterapeuta con experiencia en lesiones crónico degenerativas. De esta manera se evitará que el daño en las articulaciones vayan a más. 

¿Cuál es el tratamiento a seguir?

El dolor crónico no siempre es curable, pero se puede conseguir una disminución del dolor con aumento del movimiento y mejora en la recuperación funcional de la articulación. Para ello, se recomienda aplicar fisioterapia bioestimulante para enlentecer el avance de la lesión degenerativa mejorando la calidad de vida del paciente.

Otros tipos de terapia que pueden ayudar a aliviar el dolor son:

  • Ejercicios de bajo impacto.
  • Terapia ocupacional.
  • Terapia conductual: métodos que ayudan a relajarse y disminuir el estrés.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista encargado del tratamiento del dolor crónico degenerativo dependerá de la dolencia y la zona a tratar.

TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.