Cirugía del hígado

¿Qué es la cirugía del hígado?

Se trata de una intervención quirúrgica que actúa sobre el hígado, órgano situado en el costado derecho del cuerpo y debajo de las costillas.

Sus principales funciones son:

  • Filtrar la sangre.
  • Ayuda a hacer la digestión mediante la producción de bilis.
  • Permite que el cuerpo elimine los productos de desecho.
  • Metaboliza el azúcar para obtener energía.

Se recurre a esta cirugía para el tratamiento de enfermedades hepáticas como: cáncer de hígado, metástasis hepática de origen colorrectal, cirrosis u otras enfermedades benignas del hígado, aunque su frecuencia es menor.

Es una intervención compleja que precisa de instrumentos específicos para llevarse a cabo con seguridad y eficacia.

¿En qué consiste?

Existen varios tipos de cirugías de hígado y, en función de la gravedad de la enfermedad, se valorará cuál de estas resulta más eficaz para su tratamiento.

Tipos de cirugía:

  • Ablación por radiofrecuencia.
  • Ablación por microondas.
  • Extirpación de hígado. Se extirpan las partes del hígado donde hay tumores y la parte del tejido sano que lo rodea.
  • Electroporación irreversible. Se eliminan las células cancerosas usando corriente eléctrica. En casos excepcionales se podrá realizar una hepatectomía parcial que consiste en una cirugía que extrae el hígado por completo.

De todas formas, el trasplante de hígado puede ser la mejor opción para pacientes con tumores que no se puedan extirpar con cirugía o por la localización de estos en el órgano.

Preparación

Antes de someterse a una cirugía el médico puede pedirle realizar unas pruebas para determinar la ubicación exacta de los tumores.

Estas pueden ser:

  • PET magnética.
  • Resonancia magnética.
  • Tomografía computarizada.
  • Ecografía abdominal.

¿Existen riesgos?

Tras la intervención es posible que surjan complicaciones debido a que gran parte de los pacientes que presentan cáncer de hígado también padecen otros problemas hepáticos.

Algunos posibles efectos secundarios son:

  • Sangrado.
  • Infección.
  • Coágulos sanguíneos.

En los casos de trasplantes de hígado se puede producir un rechazo del nuevo hígado.

Cuidados

Deben seguirse las recomendaciones del médico para asegurar una pronta y segura recuperación. Otros de los consejos que podemos seguir es:

  • Tomar analgésicos cuando sea necesario.
  • Cambiar el vendaje cada cierto tiempo, según indique el médico.
  • Permanecer en reposo durante las dos primeras semanas, pero intentar moverse y caminar para evitar la formación de coágulos.
  • Llevar una dieta de líquidos y evitar ingerir sólidos.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..