Blefaroespasmo

Especialidad de Oftalmología

¿Qué es un Blefaroespasmo?

El blefaroespasmo es una contracción involuntaria y repetitiva del músculo orbicular (músculo de alrededor del ojo), que puede llegar a provocar posturas y movimientos anormales. Suelen aparecer de forma gradual, aumentando poco a poco en intensidad y frecuencia. Una vez que empiezan pueden continuar de forma intermitente y durar unos días, para después desaparecer.

¿Qué síntomas presenta?

El blefaroespasmo provoca determinados síntomas característicos, todos ellos muy molestos:

  • Fasciculaciones o espasmos repetitivos en el párpado que no pueden controlarse (normalmente ocurren en el párpado superior pero también pueden ocurrir en el inferior)
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa
  • Cierre forzado de los ojos, con la intención de que desaparezca

Causas del blefaroespasmo o por qué se produce

Las causas más comunes de espasmos en el músculo del párpado son la fatiga, el estrés y la cafeína. Las contracciones más intensas con cierre completo del párpado pueden deberse a la irritación de la superficie del ojo (córnea) o las membranas que recubren el ojo.

Además, otras causas pueden ser:

  • Una alteración neurológica funcional en el sistema nervioso central
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos
  • Falta de lubricación en el ojo, lo que provoca que el párpado trabaje demasiado para distribuir de forma uniforme la escasa lágrima

¿Se puede prevenir?

El blefaroespasmo no puede prevenirse, por lo que es necesario detectarlo a tiempo. Asimismo, si el paciente tiende a tener secos los ojos se recomienda aplicar gotas lubricantes, gafas de sol o toxina botulínica, que relaje los músculos temporalmente para que no se contraigan. Por otra parte, es esencial que el oftalmólogo distinga entre blefaroespasmo u otra enfermedad ocular: patologías corneales, glaucoma u ojo seco.

¿En qué consiste el tratamiento?

El blefaroespasmo suele desaparecer sin necesidad de tratamiento. Ayudan a mejorar el blefaroespasmo dormir más, tomar menos cafeína y lubricar los ojos con gotas. Si los espasmos no cesan también es útil la toxina botulínica. Es muy importante también proteger los ojos con gafas de sol.

Finalmente, también se puede recurrir a la cirugía: miectomía del músculo orbicular y musculatura depresora. Consiste en extraer parcial o totalmente las fibras de uno de los músculos del párpado superior, para que no se cierre de forma espasmódica.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.