Terapia con caballos: mejora motora y emocional, además de establecer un vínculo afectivo

Escrito por: Bárbara Clement Zubiri
Publicado: | Actualizado: 05/08/2019
Editado por: David Moore Trias

La terapia ecuestre o terapia con caballos consiste en intervenciones en que se plantean objetivos terapéuticos para cada usuario.

 

Los caballos sirven como elemento motivacional en cualquier terapia - Top Doctors
Los caballos sirven como elemento motivacional en cualquier terapia

Los caballos como terapia y elemento motivacional

Los caballos son incorporados en el tratamiento como un elemento motivacional, para alcanzar los objetivos propuestos. Quien se encargará de dirigir la terapia debe ser un profesional de la salud o educación y, según cuál sea el motivo de consulta, será atendido por especialistas en Psicología, fisioterapeutas o maestros, todos con formación de Experto en Equitación Terapéutica. 

 

La terapia con caballos va dirigida a un colectivo muy heterogéneo. Teniendo en cuenta que, algunas veces, las personas que acuden a ella pueden presentar más de una patología, en muchos casos se pueden trabajar simultáneamente aspectos del área motora, emocional, cognitiva, sensorial, educativa y social. El objetivo final de la terapia será mejorar la calidad de vida del paciente, su bienestar emocional y las relaciones sociales y familiares.

 

Psicoterapia asistida con caballos: establecer un vínculo afectivo

Dentro de las terapias con caballos también se encuentra la psicoterapia asistida con caballos. Se trata de intervenciones basadas en un modelo terapéutico experiencial que se lleva a cabo tanto pie a tierra como montando a caballo, según las necesidades del paciente. No es necesario que el paciente tenga experiencia previa con caballos. En concreto, cuando se trabaja con niños y adolescentes, las sesiones se plantean a través del juego. De esta manera están más motivados, facilitándose así el desarrollo en distintas áreas.

 

Es un tipo de intervención que se basa en el vínculo afectivo que se establece entre el niño o adulto, y el caballo. Los problemas de las personas se trabajan de manera metafórica y, de esta forma, van elaborando los comportamientos, las emociones y los patrones de conducta que generan relaciones positivas.

 

¿Quién puede recibir psicoterapia asistida con caballos?

La psicoterapia asistida con caballos se dirige tanto a niños como a adultos. Normalmente quienes más se benefician a nivel cognitivo y emocional son pacientes con Trastorno del Espectro Autista, síndrome de Down, enfermedades mentales, personas con problemas de conducta o emocionales, ansiedad, bullying, TDAH, etc.

 

En cambio, a nivel motor, quienes más recurren a la terapia con caballos son las personas con parálisis cerebral, espina bífida, o esclerosis múltiple. A nivel sensorial, las personas con ceguera y sordera también pueden beneficiarse. A nivel educativo, suelen ser niños y adolescentes con trastornos del aprendizaje quienes acuden a este tipo de terapia.

 

¿Qué beneficios aporta al paciente la psicoterapia con caballos?

Las personas que recurren a la terapia con caballos mejoran su autoestima y la confianza en sí mismas, consiguiendo un mayor autocontrol y capacidad de relajación. Asimismo, mejoran la capacidad para formar relaciones saludables emocionalmente, trabajando la empatía, el afecto, el deseo de compartir o de generar conductas asertivas. Además, favorece la capacidad de concentración, elección, atención, la memoria, la orientación en el espacio, la conducta anticipatoria… En un entorno de apertura comunicativa y de las relaciones sociales.

 

A nivel motor, la terapia regula el tono muscular y el equilibrio, mejora la coordinación, la motricidad (fina y gruesa) y el control postural. A largo plazo, además, automatiza el patrón de locomoción y reeduca patrones motores, fomentando el equilibrio y reacciones de apoyo y enderezamiento, aumentando también la capacidad de planificación motora.

 

¿Cuántas sesiones de psicoterapia con caballos serán necesarias?

El número de sesiones variará según el motivo de consulta y del paciente. Las personas con autismo probablemente necesitarán más sesiones que un paciente con depresión o un niño con un trastorno de comportamiento. Es importante, además, la colaboración entre especialistas, si el paciente ya está sometiéndose a otros tratamientos.

 

Además de la terapia con caballos existen otras con perros, gatos o delfines. Poco a poco se está observando que el contacto con cualquier animal es terapéutico y fomenta conductas responsables.

 Bárbara Clement Zubiri

Por Bárbara Clement Zubiri
Psicología

La destacada psicóloga Bárbara Clement está especializada en terapias con caballo y las consultas las realiza en una hípica. Licenciada en Psicología con un Máster en Psicología Clínica Infanto-Juvenil es experta en autismo, problemas de conducta y emocionales, ansiedad y depresión, entre otros. 

Con una década de experiencia, ha ejercido en diversos centros, como el Instituto Práctico de Psicología o Psicólogos a tu lado. En la actualidad realiza terapias a través del caballo en la Asociación Al Paso en el Centro Ecuestre Villafranca (Villafranca del castillo) y en el Club Hípico Las Palomas (Colmenar Viejo).

La terapia con caballo engloba todas aquellas actividades destinadas a realizar intervenciones en las que se plantean objetivos terapéuticos específicos para cada persona o colectivo, incorporando al caballo como parte integral y motivacional en el proceso de tratamiento para alcanzar los objetivos propuestos. Las características del caballo, hacen que sean animales muy receptivos y sensibles a las reacciones de las personas, con una gran capacidad para interpretar el lenguaje no verbal.

Tano con adultos como con niños y jóvenes, son intervenciones basadas en un modelo terapéutico experiencial que se realiza tanto pie a tierra como a caballo según las necesidades de la persona. En ningún caso se necesita experiencia previa con caballos. Algunos de beneficios que se obtienen son, mayor autocontrol, mejor autoestima, aumento de los tiempos de atención y concentración, control de impulsos y de la frustración, relajación, desarrolla el respeto hacia uno mismo y los demás, facilita la apertura e iniciativa comunicativa, etc.


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..