TREC

Índice:

  1. ¿Qué es la TREC?
  2. ¿Por qué se realiza?
  3. ¿En qué consiste?
  4. Preparación para la TREC
  5. Cuidados tras la intervención
  6. ¿Qué alternativas existen?

¿Qué es la TREC?

La TREC, también conocida como Terapia Racional Emotiva Conductual, es un tipo de terapia psicológica que se encuentra dentro de las terapias cognitivas conductuales.

Se trata de una terapia activa y práctica, que parte de la idea que no son los acontecimientos los que nos perturban, sino la interpretación que hacemos de ellos.

Durante las sesiones, se realizan diferentes ejercicios y, además, se entregan una serie de tareas que el paciente debe ir haciendo en casa de forma complementaria a las sesiones. En definitiva, la Terapia Racional Emotiva Conductual es una técnica que permite trabajar y resolver los problemas emocionales de una manera breve y eficaz.

¿Por qué se realiza?

Este tipo de terapia se realiza con el objetivo de manejar de forma correcta los pensamientos irracionales que nos hacen ver la realidad de un modo negativo.

Estos pensamientos o emociones negativas pueden ser la ansiedad, la depresión, la ira y la culpa, entre otros. Aun sí, la TREC también se utiliza para cambiar conductas estresantes, como los hábitos alimenticios dañinos, la agresión y la procrastinación, que son problemas que afectan a la calidad de vida de las personas.

En este sentido, el trabajo de la TREC está centrado en intentar cambiar las interpretaciones que hace el paciente y que le llevan a realizar las conductas que se pretenden cambiar.

¿En qué consiste?

Durante las sesiones, el terapeuta y el paciente van a trabajar los patrones rígidos de pensamiento que, de alguna manera, obstaculizan la vida del paciente. El psicólogo ayudará al paciente de modo que éste pueda entender que estos pensamientos son irracionales y perjudiciales, siendo capaces de cuestionar y cambiar estos pensamientos.

A partir de este paso inicial, se van a realizar una serie de ejercicios mentales y conductuales para que el paciente pueda aprender a reducir los pensamientos negativos y reemplazarlos por otros que sean constructivos.

En este sentido, la TREC utiliza herramientas, que incluyen el reencuadre de pensamiento, el uso de libros de autoayuda y la visualización positiva. Además, como complemento a las sesiones con el terapeuta, el paciente deberá realizar una serie de tareas asignadas en casa para reforzar los conocimientos adquiridos en las sesiones.

Preparación para la TREC

Antes de iniciar las sesiones de terapia, es importante que el paciente tenga en cuenta que hay ciertos pensamientos o creencias irracionales que están dañando su calidad de vida. No son los acontecimientos los que generan estos efectos negativos, sino la interpretación de ellos. Un mismo acontecimiento puede afectar a dos personas de manera muy distinta, de manera que, cambiando las creencias, se podrán cambiar las emociones, que es uno de los objetivos de este tipo de terapia.

Entonces, el paciente deberá identificar que hay una serie de creencias irracionales que le afectan. Entre las creencias irracionales más frecuentes, se encuentran las siguientes:

  • Necesito ser amado
  • Necesito ser competente
  • Es terrible que algunas cosas no vayan como yo quiero
  • No puedo controlar mis perturbaciones
  • Necesito a los otros
  • El pasado me determina y siempre me afectará
  • Es más fácil evitar las dificultades que afrontaras
  • Si me preocupo continuamente por mis problemas puedo resolverlos
  • Existe una solución perfecta para los problemas

Cuidados tras la intervención

Una vez terminadas las sesiones de la terapia, el paciente habrá adquirido el aprendizaje necesario para racionalizar pensamientos, de manera que podrá gestionar recaídas o resolver problemas similares por sí mismo.

En cualquier caso, el trabajo del paciente es fundamental para avanzar en la terapia. Cuanto más implicado esté en la terapia y en el trabajo de las sesiones y de casa, más breve será la duración y empezará a notar la mejoría con anterioridad.

Alternativas a este tratamiento (otros tratamientos más avanzados)

No hay tratamientos más avanzados, sino tratamientos alternativos como pueden ser otro tipo de terapias que se englobarían dentro de las terapias de tipo cognitivo-conductual.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..