Tortícolis

Especialidad de Osteopatía

¿Qué es la tortícolis?

Se trata de una contracción muscular prolongada, que afecta a los músculos del cuello, lo cual genera dolor y provoca que la cabeza se volee o rote hacia un lado.

El dolor muscular se localiza en la zona del cuello pero puede subir a la cabeza o bajar al hombro o espalda.

Pronóstico de la enfermedad

En bebés y niños suele resultar sencillo de tratar. En caso de volverse crónica, puede presentar entumecimiento y hormigueo, por la presión sobre las raíces nerviosas en el cuello.

La tortícolis puede ser debida a una mala postura.

Síntomas de tortícolis

Los síntomas que presenta suelen ser fáciles de detectar, entre otros podemos apreciar:

  • Movimiento limitado en la zona del cuello
  • Dolor de cabeza
  • Dolor cervical
  • Temblor de la cabeza
  • Rigidez del músculo esternocleidomastoideo
  • Postura anormal de la cabeza
  • Hombro que está más alto que el otro

Pruebas médicas para la tortícolis

Las pruebas médicas consistirán en un examen físico para detectar:

  • Una posición incorrecta de la cabeza. En casos de mayor gravedad, la cabeza está desplazada y doblada hacia un costado.
  • Rigidez y acortamiento o alargamiento de los músculos del cuello.

Estas pruebas pueden ser:

¿Cuáles son las causas de tortícolis?

Las principales causas de torticolis son las siguientes:

  • Por motivos genéticos (de forma hereditaria)
  • Problemas en el sistema nervioso, la parte superior de la columna o los músculos
  • Por una mala postura o movimiento brusco que cause una lesión muscular
  • Otros factores a valorar pueden ser el estrés y la fatiga

En caso de tortícolis al momento del nacimiento, puede ser debida a una posición incorrecta de la cabeza del bebé mientras crecía en el útero o si los músculos o el suministro sanguíneo hacia el cuello estaban lesionados.

¿Se puede prevenir?

No hay una manera definitiva de prevenirla pero es recomendable evitar malas posturas, sobre todo a la hora de dormir o realizar ciertas actividades cotidianas.

También cabe destacar algunas técnicas de relajación o estiramientos en la zona cervical, que pueden reducir las probabilidades de padecer tortícolis. Finalmente, una pronta detección puede evitar que empeore.

Tratamientos para la tortícolis

El tratamiento puede variar según la causa, ya sea por daño al sistema nervioso, columna o músculos del cuello. Según la afectación, se podrá realizar el siguiente tratamiento:

  • Aplicar calor, masajes o tracción cervical. Esto puede aliviar el dolor de cabeza y cuello.
  • Ejercicios de estiramiento.
  • Inyectar botulínica o inyecciones en el punto para aliviar el dolor en una zona concreta.
  • Usar collarín.
  • La cirugía de la columna vertebral puede ser necesario en caso de que la tortícolis se produzca a causa de vértebras dislocados.

En el caso de tortícolis al nacer se debe estriar el músculo del cuello. En este caso, para niños pequeños y bebés, se realizan estiramientos y posicionamientos pasivos. Si estos tratamientos, que en general son eficaces, no funcionan, hay la opción de cirugía para corregir el músculo.

¿Qué especialista lo trata?

La tortícolis puede ser tratada por un especialista en osteopatía o un fisioterapeuta.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.