Somnolencia

¿Qué es la somnolencia?

La somnolencia es un trastorno del sueño, una actitud exagerada de este. Se tiene una necesidad fuerte de dormir o incluso se duerme durante periodos prolongados (hipersomnia). El enfermo duerme durante el día. Dormita cuando se queda quieto o en actos públicos por ejemplo.

Causas de la somnolencia

La somnolencia puede deberse a diversas causas:

  • Diabetes.
  • Dolor crónico.
  • Problemas de insomnio.
  • Turnos de trabajo muy variables.
  • Apnea del sueño.
  • Narcolepsia.
  • Medicamentos que influyen en el sueño como tranquilizantes o somníferos.
  • Hipercalcemia: exceso de calcio en la sangre.
  • Hipotiroidismo.
  • Falta de sueño.
Produce una fuerte necesidad de dormir.

¿En qué consiste el tratamiento?

Para tratar la somnolencia es necesario identificar la causa que la provoca y tratar dicha causa. Se necesitará el diagnóstico personalizado de un neurólogo o la ayuda de un psicólogo, en función de qué es lo que no deja al paciente dormir bien. La finalidad del tratamiento para la somnolencia es conseguir las condiciones necesarias para que el paciente pueda descansar lo suficiente durante las horas de sueño.

La medición de la somnolencia es compleja. Los variados marcos teóricos conceptuales y diferentes mecanismos supuestos han originado diferentes conceptos operacionales. En consecuencia existen en la actualidad varios instrumentos que sirven para medir la somnolencia pero en su mayoría muestran poca concordancia entre ellos y muchos tienen un alcance limitado. 

Se han propuesto tres clases de métodos: los que deducen la somnolencia desde:

  • Mediciones del comportamiento.
  • Auto-evaluación de la somnolencia mediante escalas.
  • Mediciones directas electrofisiológicas.

Mediciones del comportamiento:

  • Observación del comportamiento: basado en la simple observación del comportamiento del individuo. El más conocido de ellos es el bostezo, se encuentran además la actividad espontánea oculomotora, frecuencia del cierre ocular conocido como pestañeo, expresiones faciales y movimiento de la cabeza conocido como el cabeceo.
  • Test de funcionamiento: utilizados para medir los efectos de la somnolencia en diferentes aspectos del funcionamiento. Las variaciones en el test de tiempo de reacción, la cual es la medida más popular de funcionamiento, además del test de vigilancia psicomotora, y simuladores de manejo.

Auto-evaluación mediante escalas: Son los más baratos, fáciles y simples instrumentos para medir específicamente la somnolencia subjetiva:

  • Nivel de somnolencia aguda: escala de somnolencia de Stanford, escala de somnolencia de Karolinska y escalas visuales análogas.
  • Nivel de somnolencia global: escala de somnolencia de Epworth (ESE) y el Inventario de actividad vigiliasueño.

Test neurofisiológicos: TLMS y Test de mantenimiento de la vigilia, diseñados bajo la premisa de cuantificar la somnolencia de manera objetiva. Además hay otros test fisiológicos como la polisomnografía, pupilometría y potenciales cerebrales evocados.

En la actualidad existe mucha discusión sobre la existencia de una prueba definitva para la medición de la somnolencia. Años atrás el TLMS era considerado como tal, pero esta herramienta tiene el inconveniente de ser difícil de aplicar debido a que requiere equipo sofisticado y consume mucho tiempo, además sus detractores argumentan que sólo mide algunos aspectos de la somnolencia.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..