Ondas de choque focal

¿Qué son las ondas de choque focal?

Las ondas de choque son ondas acústicas de alta potencia que tiene efectos mecánicos y biológicos. Pueden ser de dos tipos:

  • Ondas de choque focales (FSWT): están generadas por inducción electromagnética y se propagan de forma lineal, es decir, se dirigen hacia un solo punto. Producen baja dispersión de la energía y ejercen una alta presión (entre 100 y 1.000 bares).
  • Ondas de choque radiales (RSWT): se generan neumáticamente y se propagan de manera divergente. Ejercen una presión baja (entre 1 y 10 bares). Se aplican sobre tejidos blandos de forma superficial, activando la microcirculación y el metabolismo tisular.

Las características de las ondas de choque focales hacen que tengan una mayor penetración en los tejidos y actúan a nivel celular, lo que también provoca molestias mayores en el momento de su aplicación.

¿Por qué se realiza?

Están indicadas en múltiples patologías y en distinto punto de su evolución: agudo, subagudo y crónico; pero al ser focalizadas y muy potentes, este tipo de ondas se suelen utilizar para tratamientos más agresivos.

están especialmente indicadas para el tratamiento de:

 

¿En qué consiste?

Las ondas de choque producen cambios de presión en los tejidos y mediante un principio fisiológico, llamado mecano-transducción, actúan a nivel celular.

Estas ondas atraviesan los tejidos blandos y originan micro-estímulos en el área a tratar, y de esta energía mecánica se produce la biológica por estimulo celular, produciendo factores bioquímicos con efecto similar a los factores de crecimiento.  Lo que provocan estas ondas es la integración de la neo vascularización o angiogénesis, dando lugar al crecimiento celular, formación del tejido nuevo y crecimiento del mismo, iniciándose el proceso de curación. Además, se produce una migración de células madre del propio organismo en los tejidos tratados con ESWT (Extracorporeal shock wave therapy), es decir, atraen células madre.

El tratamiento en sí es muy sencillo y absolutamente mínimamente invasivo. Cada sesión constará de 3 fases:

  1. El especialista palpará para localizar con mayor precisión la zona a tratar con ondas de choque.
  2. A continuación, se aplicará gel en la zona para permitir el paso de las ondas de choque de forma más eficiente.
  3. Por último, se emplea el aplicador de ondas de choque en la zona. Se trata de una aparatología mediante la cual el especialista deberá presionar y aplicar las ondas manualmente.

Preparación para las ondas de choque focal

Las ondas de choque, tanto radiales como focales, no requieren de una preparación especial por parte del paciente, ya que no es un tratamiento invasivo ni se requiere ningún tipo de anestesia.

Cuidados tras la intervención

Después de las sesiones de ondas de choque, se recomienda a los pacientes que eviten practicar ejercicio físico durante las siguientes 48 horas, especialmente aquel que afecte o involucre a la zona tratada.

Algunas personas pueden presentar ligeros dolores tras la sesión, que remite en un lapso de 2 a 4 horas.

Alternativas a este tratamiento

Algunos de los posibles efectos adversos de las ondas focales son hematomas subcutáneos, petequias, eritema. Por este motivo, las personas que tomen anticoagulantes o con alguna alteración en la coagulación de la sangre (hemofilia, trombosis) no deben recibir este tipo de terapia.

Por ello, algunas alternativas no invasivas pueden ser las infiltraciones de ácido hialurónico, de plasma rico en plaquetas, la aplicación de calor o frío, o la hidroterapia, entre otros.

La cirugía hasta hace muy poco era la única alternativa de tratamiento para algunas lesiones musculares u osteoarticulares, aunque existen tratamientos no invasivos en algunas ocasiones es necesario la cirugía abierta.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..