Láser próstata

¿Qué es el láser de próstata?

La cirugía láser de próstata, que se realiza bajo anestesia general o anestesia intradural, se usa con el objetivo de aliviar los síntomas urinarios moderados o graves ocasionados por el agrandamiento de la próstata, una patología que se conoce como hiperplasia benigna de próstata.

En la actualidad, existen diferentes tipos de cirugía láser de próstata, entre los cuáles se encuentran los siguientes:

  • Ablación de la próstata por láser de holmio
  • Vaporización fotoselectiva
  • Enucleación prostática con láser de holmio

En cualquier caso, el tipo de cirugía láser será indicada en función de diferentes parámetros: el tamaño de la próstata del paciente, la experiencia del médico y el estado de salud del paciente.

¿Por qué se realiza?

Este tipo de cirugía se realiza para reducir los síntomas urinarios ocasionados por la hiperplasia benigna de próstata. Entre los síntomas se encuentran los siguientes:

  • Necesidad de orinar
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Orina prolongada
  • Detenerse y empezar a orinar de nuevo
  • Orinar con más frecuencia por la noche
  • Sensación de no poder vaciar la vejiga completamente
  • Infecciones urinarias

Aun así, el láser de próstata también se puede realizar para prevenir complicaciones a causa del flujo bloqueado de orina como:

  • Infecciones urinarias recurrentes
  • Sangre en la orina
  • Cálculos en la vejiga
  • Lesiones en los riñones y vejiga
  • Incapacidad para controlar las micciones
  • Incapacidad para orinar

¿En qué consiste?

El médico especialista inserta un visor por la punta del pene en el tubo que lleva la orina desde la vejiga. Un láser a través del visor permite liberar energía, generando calor, para destruir el exceso de tejido prostático que bloquea el flujo de orina.

Preparación para el láser de próstata

En algunos casos, antes de la intervención, puede ser necesario suspender el tratamiento con aquellos medicamentos que aumenten el riesgo de sufrir sangrado (anticoagulantes o analgésicos de venta libres) y es posible que el médico recete al paciente la toma de antibiótico para evitar una infección en las vías urinarias.

Cuidados tras la intervención

Después de la intervención, es posible que le coloquen al paciente un catéter urinario, porque la hinchazón bloquea el paso de la orina. Durante los primeros días, el paciente puede notar sangre en la orina, síntomas urinarios irritantes y dificultades para contener la orina.

Dependiendo del tipo de cirugía láser de próstata realizada, el paciente podrá volver a casa después de la cirugía o deberá quedarse en el hospital hasta el día siguiente.

En cualquier caso, el médico va a ofrecer una serie de recomendaciones que el paciente deberá seguir:

  • Evitar levantar cargas pesadas
  • No tener relaciones sexuales hasta una o dos semanas de la intervención
  • Tomar los medicamentos recetados por el médico

Alternativas a este tratamiento (otros tratamientos más avanzados)

Este tipo de tratamiento constituye una alternativa eficaz y poco invasiva frente a otros tipos de tratamiento convencionales.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..