Glándulas salivales

¿Qué son las glándulas salivales?

Las glándulas salivales son los órganos responsables de la secreción de saliva. Estos se encuentran en la boca, el cuello y la cabeza. Las más grandes son las glándulas parótidas y las glándulas submandibulares y sublinguales. También hay algunas glándulas salivales menores que se encuentran en la faringe, en la lengua, en los labios y en la mucosa interna de la boca.

Funciones de las glándulas salivales

Las glándulas salivales producen la saliva, un líquido espumoso cuyas funciones son múltiples: descomponer los alimentos solubles ingeridos, ablandarlos para facilitar la deglución, producir ptialina, una enzima que inicia el proceso de digestión de los hidratos de carbono. La saliva se produce constantemente, sin embargo, dependiendo de los estímulos ambientales o psíquicos, ya sea la introducción de alimentos en la boca o el recuerdo de un alimento específico, puede aumentar. Una intoxicación, inflamación o la fiebre también pueden estimular una mayor producción. La saliva de las glándulas salivales menores tiene una acción lubricante y antibacteriana en la pared bucal. Además, las glándulas salivales menores también tienen una función limpiadora en la mucosa, lo que permite una mejor percepción del sabor.

Las glándulas salivales pueden tener ciertas enfermedades.

 

Patologías que pueden afectar a las glándulas salivales

Al igual que otros órganos, las glándulas salivales también pueden verse afectadas por ciertas enfermedades. La más frecuente es la parotiditis epidémica, más conocida como «paperas». Otras patologías son la sialolitiasis, en la que se presentan cálculos salivales, con su variante la sialoadenitis alitiásica, la parotiditis juvenil recurrente, la parotiditis por yodo radiactivo y la parotiditis por bruxismo. Más raros son el síndrome de Sjogren, una enfermedad de origen autoinmune en la que se produce un encogimiento o hinchazón anormal de los conductos salivales, la sialosis y la sialometaplasia necrotizante y los tumores.

Tratamientos para enfermedades de las glándulas salivales

Dependiendo de la enfermedad diagnosticada se requerirá un enfoque diferente. Cuando la causa es una inflamación aguda, se prescribirá el uso de agentes antiinflamatorios o antibióticos específicos. Sin embargo, en el caso del cáncer, generalmente se utiliza la cirugía. Por otro lado, la sialoendoscopia es el método más efectivo para tratar los cálculos de las glándulas salivales, la parotiditis juvenil recurrente, la parotiditis por yodo radiactivo y la parotiditis por bruxismo.

Especialista que trata las enfermedades de las glándulas salivales

El otorrinolaringólogo es el especialista en trastornos de las glándulas salivales. Dependiendo de la enfermedad diagnosticada, también puede ser necesario recurrir a un especialista en cirugía general o maxilofacial en una fecha posterior.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..