Tumores en las glándulas salivales: diagnóstico y tratamiento

Escrito por: Dr. Tommaso Bucci
Publicado:
Editado por: Albert González

 

¿Qué son las glándulas salivales?

 

Las glándulas salivales son glándulas exocrinas del sistema digestivo superior que producen y liberan saliva en la cavidad bucal.

 

Dichas glándulas se clasifican de acuerdo a su tamaño e importancia funcional en:

  • Glándulas salivales mayores: incluyen las glándulas sublinguales, las glándulas parótidas y las glándulas submaxilares. (Fig. 1)
  • Glándulas salivales menores, secundarias o accesorias: se encuentran distribuidas en la mucosa y submucosa de los órganos de la boca y son las glándulas labiales, genianas, palatinas y linguales.

 

Las glándulas
Las glándulas salivales mayores están compuestas por las glándulas sublinguales, las glándulas parótidas y las glándulas submaxilares.

 

¿Qué tipos de tumores afectan a las glándulas salivales?

 

El 80% de los tumores salivales se presentan en la parótida, entre el 10 a 15% en la glándula submaxilar y entre un 5 y 10% en la sublingual y glándulas salivales menores. La probabilidad que tiene un tumor de ser maligno es tanto mayor cuanto menor sea el tamaño de la glándula salival.

 

 

Tumores Benignos

 

  • Adenoma pleomorfo: representa del 80 al 90% de las neoplasias benignas. Aparece entre los 40 y 50 años de edad. Es un tumor bien delimitado con una pseudocápsula y múltiples nódulos sobresaliendo de la masa principal como focos pseudopódicos. Esta característica explica su elevado índice de recidiva cuando el tumor es simplemente enucleado. Los tumores recidivados tienen una gran tendencia a ser multinodulares. Solamente el 0,5% de los adenomas pleomorfos son multicéntricos.
  • Tumor de Warthin: representa el segundo tumor en probabilidad de las glándulas salivales. Constituye del 5 al 7% de los tumores benignos. Aparece exclusivamente en la parótida, donde suele manifestarse como una masa de crecimiento lento en la prolongación inferior. En un 12% de los casos es bilateral.
  • Otros tumores benignos menos frecuentes: Mioepitelioma, adenoma monomorfo, adenoma de células basales, oncocitoma, etc.

 

 

Tumores Malignos

 

  • Tumores de baja malignidad: incluye el tumor de células acinoses, el carcinoma mucoepidermoide de baja malignidad, el carcinoma adenoquístico (cilindroma) y el adenoma pleomorfo malignizado.
  • Tumores de elevada malignidad: incluye el carcinoma mucoepidermoide de alta malignidad, el adenocarcinoma, el carcinoma anaplásico, la metástasis en las glándulas salivales (originado por un carcinoma epidermoide de piel o Melanoma).

 

 

¿Cuál es su diagnóstico?

 

La evaluación clínica es el primer paso diagnóstico: habitualmente los tumores salivales son palpables antes que visibles.

 

Existen unos criterios (de Rankow) que, con independencia de la extirpe histológica del tumor, suelen inducir a la sospecha de un tumor benigno o maligno:

 

 

La parálisis del nervio facial asociada a un tumor parotídeo es signo inequívoco de neoplasia maligna y empobrece su pronóstico. En algunas estadísticas la supervivencia a 5 años alcanza apenas al 10% de los casos y a 10 años la mortalidad es del 100%.

  • Diagnóstico histopatológico

Actualmente la punción aspiración con aguja fina (PAAF) suele ser satisfactoria para garantizar la obtención de material que ofrezca un diagnóstico preciso. En manos experimentadas tiene una exactitud de entre el 90 y el 95%.

 

  • Estudio Radiológico

En función de las características histopatológicas de cada caso se precisarán estudios de extensión mediante TC y/o RM (Fig. 2).

 

 

Tratamiento quirúrgico

 

El tratamiento quirúrgico que se utilizará varía en función de si se trata de la glándula parótida o la glándula submaxilar:

Glándula Parótida

  • ​Cuando se trata de un tumor benigno localizado en el lóbulo superficial de la glàndula parótida el mejor tratamiento es la extirpación quirúrgica con márgenes de seguridad (parotidectomia suprafacial conservadora o Disseccion Extracapsular, ECS), con mejores resultados (menor indice de recidiva) que la simple enucleación tumoral.
  • Los tumores benignos que asienten o afecten al lóbulo profundo de la parótida deben ser tratados mediante parotidectomía total. (Fig. 2)
  • En los tumores malignos, como principio general, se debe realizar una extirpación lo más amplia posible, con el objetivo de obtener márgenes libres de infiltración. El tratamiento de elección es la parotidectomía total con conservación del nervio facial, siempre que esto sea posible. En el caso que se trate de un tumor maligno, dependiendo de la histología y del tamaño tumoral, está indicado el vaciamiento de los ganglios linfáticos cervicales.

 

Estudio radiológico de un tumor maligno. 

 

Glándula Submaxilar

  • Se realiza una sialoadenectomía submandibular, la cual consiste en hacer una incisión bajo la línea de la mandíbula para acceder a la glándula y extirparla. En el caso que se trate de un tumor maligno, dependiendo de la histología y del tamaño tumoral, está indicado el vaciamiento de los ganglios linfáticos cervicales.

Por Dr. Tommaso Bucci
Cirugía Oral y Maxilofacial

El Dr. Bucci es un reputado especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial. Cuenta con más de 10 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos campos de la especialidad. En concreto, es experto en patología oncológica de cabeza y cuello, en traumatología maxilofacial y en cirugía oral básica y compleja (implantología y cirugía protésica). Paralelamente a su labor asistencial desarrolla una importante tarea divulgativa e investigadora, siendo autor de numerosos artículos científicos de la especialidad. Actualmente ejerce en diversos centros y hospitales de prestigio de Barcelona, entre ellos la Clínica Maxilonet.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes