Ecografía 20 semanas

 

Índice

  1. ¿Qué es la ecografía 20 semanas?
  2. ¿En qué consiste?
  3. ¿Por qué se realiza?
  4. ¿Qué analiza?
  5. Cuidados y salud de la embarazada
  6. ¿Cuándo se realiza?

¿Qué es la ecografía 20 semanas?

La ecografía 20 semanas o morfológica es, junto con la ecografía del primer trimestre, el control más importante y detallado de todo el embarazo. Tiene lugar entre la vigésima y vigésima segunda semana de gestación y en ella se realiza un minucioso estudio detallado de toda la anatomía del bebé para detectar posibles malformaciones en su cuerpo o en sus órganos internos.

Se lleva a cabo en esas semanas porque en ese momento el feto ya mide 20 centímetros aproximadamente de la cabeza a los pies.

 

¿En qué consiste?

La ecografía morfológica es una ecografía externa (abdomen) muy similar a la ecografía del tercer mes de embarazo. Con el uso de un ecógrafo, previamente recubierto de un gel que facilita la transmisión de las ondas y mejora la recepción de las imágenes, el médico podrá explicar en detalle las características de la cara y el cuerpo del niño.

En algún caso puede ser necesario realizar la ecografía vía vaginal para ver con más detalle alguna estructura determinada. También se puede recurrir a la vía vaginal cuando sea necesaria la medición de la longitud del cérvix en casos de riesgo de parto prematuro.

En el caso de realizarse la ecografía abdominal, se recomienda no utilizar cremas hidratantes en los dos días previos a la exploración, ya que la grasa contenida en algunas de ellas puede dificultar la penetración de los ultrasonidos.

 

La ecografía morfológica es el control
más importante durante el embarazo

 

¿Por qué se realiza?

Se puede realizar desde la vigésima a la vigésima segunda semana de gestación para evaluar la anatomía (morfología) del feto con el fin de excluir o detectar la presencia de malformaciones. En caso de detectar alguna anomalía, se determinará la necesidad de realizar pruebas complementarias.

La ecografía de la semana 20 también permite:

  • Conocer el tamaño del feto: este dato es muy relevante a la hora de calcular el tiempo de embarazo y descartar retrasos en el crecimiento.
  • Estimar el bienestar del feto mediante la valoración de movimientos corporales, respiración, tono y patrones de flujo sanguíneo.
  • Evaluación del líquido amniótico y la placenta del cordón.
  • Detectar anomalías fetales.

En algunos casos puede resultar complicado llevar a cabo la ecografía, e incluso no poder llegar hacerse por:

  • Posición del feto.
  • Poca cantidad de líquido amniótico que dificulta visualizar los órganos.
  • Tejido graso de la pared abdominal que complica la llegada de los ultrasonidos.

 

El estudio morfológico sistemático analiza:

  • El sistema nervioso central: tálamo, ventrículos cerebrales, fórnix, cuerpo calloso, fisuras que se pueden ver en ese momento, cerebelo, cisterna magna y fosa craneal posterior.
  • La cara: nariz, fosas nasales, labios, órbitas, cristalinos, paladar.
  • El sistema esquelético: integridad de la columna vertebral, huesos largos, manos, pies.
  • El tórax: diafragma, pulmones, corazón, grandes arterias.
  • El tracto gastrointestinal: estómago, hígado, vesícula biliar, intestino.
  • El aparato genitourinario: riñones, vejiga, órgano sexual.

 

Cuidados y salud de la embarazada

Durante la semana 20 de embarazo se producen cambios hormonales en el cuerpo de la mujer que afectan a su salud y a la de su bebé. Por ello, concretamente durante este periodo se recomienda que la embarazada siga determinadas pautas relacionadas con su descanso. Por ejemplo, se aconseja que duerma del lado izquierdo para aliviar las molestias en la espalda y favorecer la circulación sanguínea. También es importante que salga a caminar y evite el sedentarismo que contribuye a una peor circulación, calambres en las piernas e insomnio

 

¿Cuándo se realiza la ecografía 20 semanas?

La ecografía morfológica debe realizarse necesariamente durante los períodos de gestación arriba indicados porque es en ese el momento cuando el feto se encuentra en las mejores condiciones para el análisis (favorecido por una relación óptima entre el tamaño del feto y la cantidad de líquido amniótico).​

En los casos de alto riesgo de malformación, es necesario realizar una ecografía morfológica entre las semanas dieciséis y dieciocho (pre-morfológica) con el fin de completar un análisis precoz de la morfología fetal y permitir que la pareja se someta a pruebas genéticas específicas (cariotipo fetal, array-CGH, ADN fetal en sangre materna), además de profundizar en el diagnóstico.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.