Contractura Muscular


Especialidad de Osteopatía

¿Qué son las contracturas musculares? ¿Qué tipos existen?

Las contracturas musculares son contracciones de los músculos y la lesión reside en la continuidad de esta contracción a lo largo del tiempo, ya que el músculo queda en constante tensión.

Se trata de una lesión poco grave pero molesta, que puede impedir hacer gestos con normalidad y sin dolor. Es importante saber identificar las contracturas musculares, diferenciarlas de otras lesiones y poner remedio.

Las contracturas musculares pueden distinguirse según cuándo se originen:

  • Durante el esfuerzo: Mientras realizamos ejercicio físico el cuerpo metaboliza sustancias activas y produce el movimiento, pasando a ser sustancias de deshecho o inactivas (metabolitos). Si el esfuerzo es excesivo, por dureza o por falta de entrenamiento, el organismo no depura los metabolitos en el torrente sanguíneo y se produce dolor e inflamación
  • Posterior al esfuerzo: El músculo es incapaz de volver al estado de reposo. A veces ocurre que, después del ejercicio intenso, si el músculo ha sido sometido a gran trabajo, no es capaz de volver al estado de relajación.
  • Residuales: Cuando hay una lesión grave, la musculatura que la rodea tiende a contraerse como protección. Esto que hace que, aunque esté curada la lesión principal, los músculos de alrededor queden contracturados.

¿Qué síntomas presenta?

Normalmente el músculo se contrae y se distiende pero, en determinados casos, el músculo no se relaja y sigue contraído, manteniéndose la zona dura e hinchada. Los síntomas, por lo tanto, son un abultamiento de la región al tacto, conocido como “nudo”.

Causas de las contracturas musculares o por qué se producen

Las contracturas musculares suelen aparecer cuando el músculo hace una actividad inapropiada, en intensidad o función. Así, puede ocurrir cuando levantamos demasiado peso o cuando realizamos un esfuerzo mantenido en el tiempo, por ejemplo.

¿Se puede prevenir?

Siempre se deberían prevenir las contracturas musculares realizando un buen calentamiento, previo al ejercicio físico, para preparar el músculo. También es útil hacer una programación progresiva de intensidad del ejercicio (de menos a más). Asimismo, un buen trabajo de flexibilidad evitará las contracciones musculares, al mejorar la distensión y recuperación del músculo tras el ejercicio.

¿En qué consiste el tratamiento?

No se recomienda tratar las contracturas musculares por uno mismo, ya que los masajes que hagamos o los medicamentos que tomemos pueden ser inapropiados. Se aconseja acudir al médico o al fisioterapeuta para que pueda clasificar la contractura y ver el mejor tratamiento:

  • Miorelajantes y antiinflamatorios. Son fármacos que relajan la musculatura y reducen la contracción. Son útiles cuando el dolor es muy fuerte, pero siempre deben estar prescritos por el médico.
  • Calor local. Consigue la relajación del músculo y tiene efecto analgésico.
  • Masajes. Siempre deben llevarse a cabo por expertos porque, en caso contrario, las consecuencias pueden ser peores. El masaje aumenta el flujo sanguíneo, lo cual mejora la recuperación de los tejidos y limpia de metabolitos, además de relajar el músculo y reducir el dolor.
loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.