Cirugía láser de las varices

¿Qué es la cirugía láser para varices?

La cirugía láser de las varices es una técnica mínimamente invasiva que se utiliza en cirugía estética para el tratamiento de las varices, que son dilataciones de las venas del sistema venoso superficial y profundo situado, principalmente, en las extremidades inferiores. Se trata de una técnica de rápida recuperación, que no requiere ingreso hospitalario, es menos dolorosa que la cirugía convencional y la recuperación es más rápida. Para realizarla se utiliza anestesia local y dura aproximadamente 45 minutos.

¿Por qué se realiza?

La cirugía láser para las varices se puede realizar por dos motivos: estético y clínico. Es cierto que la cirugía se puede realizar con fines estéticos, pero en su gran mayoría se realizan por motivos de salud. Esta intervención permite acabar con el dolor, la hinchazón, los hematomas y la sensación de pesadez en las piernas. Con ello se consigue que la sangre pase a circular por venas sanas, restaurando el buen funcionamiento del sistema circulatorio.

 

¿En qué consiste?

La operación de varices con láser consiste en la introducción de una aguja en la vena concreta y, mediante una guía, introducir en ella una fibra láser que proporcione calor. Éste cierra la vena dilatada, obligando a la sangre a circular por otros vasos más profundos y sanos. A pesar de que los resultados de este tipo de cirugía suelen ser muy fiables, siempre hay riesgo de complicaciones (tromboflebitis, varicorragia o sangrado de una variz, ulceras varicosas...).

Preparación para la cirugía láser para varices

La preparación para la cirugía láser se basa en un estudio sobre su historial médico y familiar. Las preguntas que hace el médico hacen referencia a los síntomas, el estilo de vida y se determinan las venas a tratar.

Cuidados tras la intervención

Tras la intervención, el paciente no debe ser hospitalizado y puede salir andando de la clínica, así como retomar sus actividades siempre que no sean extenuantes. Es recomendable que el paciente use medias para varices al finalizar la intervención y que realice caminatas cortas a diario. La inflamación postoperatoria y los moratones son complicaciones que se reducen con la cirugía láser, ya que el ataque a las paredes varicosas es más preciso y no se dañan los tejidos circundantes. Esto permite que el postoperatorio sea más rápido y la recuperación se haga más agradable.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..