Cirugía de la Diabetes

¿Qué es la cirugía de la diabetes?

La cirugía de la diabetes o cirugía metabólica permite la normalización de los niveles de azúcar en sangre. Mediante la intervención se produce una alteración de la anatomía de una parte del intestino, dando lugar a un mejor funcionamiento del páncreas.

En ningún caso debe confundirse con una cirugía basada en la pérdida de peso.

La cirugía de la diabetes debe ser entendida como una técnica para incidir en la fisiopatología entre el intestino y el páncreas. Existen dos tipos de cirugías, en función de si el paciente diabético es o no obeso.

Si lo es, al paciente se le practica un bypass gástrico en Y de Roux por laparoscópica.

Por el contrario, si no presenta obesidad se le realizará un bypass duodeno-yeyunal por laparoscopia.

No obstante, cabe recordar que la intervención quirúrgica es considerada una alternativa de tratamiento para pacientes con diabetes tipo II.

¿Por qué diabetes tipo II?

La diabetes tipo II está muy relacionada con el sobrepeso y la obesidad. Los pacientes con este tipo de diabetes son aquellos que sí producen insulina, pero no la cantidad suficiente.

También se da en aquellos casos en los que los receptores de las células encargadas de facilitar la entrada de glucosa están dañados.

¿Qué objetivos persigue la intervención?

La cirugía metabólica permite un mayor control de la glucemia, así como garantizar una buena calidad de vida en los pacientes. A consecuencia de ello, también se pueden obtener otros beneficios asociados a la intervención como:

  • Control del nivel de azúcar en sangre.
  • Disminuye las probabilidades de sufrir complicaciones cardíacas, vasculares, renales y oftalmológicas.

Candidatos a la operación

Los criterios de selección dependerán de la valoración individualizada del paciente con el endocrino. Generalmente se siguen las siguientes recomendaciones:

  • Tener entre 18-65 años.
  • Presentar diabetes tipo II.
  • Casos de diabetes mellitus tipo 2 en menores de entre 5-7 años insulino-dependientes y de difícil control.
  • Casos de diabetes mellitus tipo 2 de menos de 10-15 años de evolución.

¿En qué consiste?

La técnica que se utiliza es el bypass gástrico laparoscópico. Se realizan unas pequeñas incisiones en el abdomen para crear un pequeño reservorio gástrico.

Paralelamente, se modifica la anatomía del intestino con la finalidad de que la comida no entre en contacto con la porción inicial del intestino delgado.

Resultados y beneficios

Dado los cambios que se producen en el estómago e intestino se logra controlar la concentración de glucosa en sangre. Por esa razón, los resultados son prácticamente inmediatos tras la intervención.

Cerca del 75% de los pacientes consiguen que los niveles de glucosa en sangre se estabilicen sin necesidad de volver a tomar medicación.

¿Qué hacer tras la cirugía?

Tras una intervención quirúrgica es muy importante que el paciente mantenga una vida activa, ya que disminuirá los posibles riesgos asociados a la cirugía. Por esa razón se recomienda caminar 20-30 minutos al día y seguir una dieta rica y variada.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..