Cervicitis

Índice

  1. ¿Qué es la cervicitis?
  2. ¿Qué síntomas presenta?
  3. Causas de la cervicitis o por qué se produce
  4. ¿Se puede prevenir?
  5. ¿En que consiste el tratamiento?

 

¿Qué es la cervicitis?

La cervicitis es una inflamación del cuello del útero causada por una infección que, normalmente, se adquiere durante la actividad sexual.

 

¿Qué síntomas presenta?

Es posible que las mujeres que padecen cervicitis no noten ningún síntoma. Sin embargo, por lo general, la cervicitis incrementa el flujo vaginal, provoca dolor durante las relaciones sexuales, ardor, cistitis, presión o pesadez pélvica y sangrado vaginal anormal (después de las relaciones sexuales, entre menstruaciones, o incluso tras el inicio de la menopausia). También pueden darse lesiones en la piel alrededor del vello del pubis.

 

Causas de la cervicitis o por qué se produce

La causa de la cervicitis es siempre una infección que se adquiere durante la actividad sexual. Entre las infecciones de transmisión sexual que pueden causar cervicitis las más comunes son la clamidia, la gonorrea, el virus del herpes, el virus del papiloma humano y la tricomoniasis.

 

Al tratarse de una patología causada durante las relaciones sexuales,
es importante siempre tomar precauciones

Hay otros factores que también pueden causar esta enfermedad. Por ejemplo, la alergia al látex en los preservativos o la exposición a determinados químicos.

 

¿Se puede prevenir?

Para evitar la cervicitis se pueden tomar ciertas medidas como, por ejemplo, evitar los irritantes químicos como las duchas vaginales y los tampones con desodorante. Es importante insertar correctamente los objetos en la vagina, como los tampones, y asegurarse de que permanecen dentro el tiempo recomendado.

 

Por otro lado, se ha de asegurar de que la pareja no padece ninguna enfermedad de transmisión sexual y ha de usar preservativo cada vez que mantenga relaciones sexuales.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

La cervicitis se suele tratar con antibióticos en el caso de las infecciones bacterianas, como clamidia y gonorrea. Las infecciones por herpes se tratan con antivirales. También, se puede recurrir al tratamiento con hormonas en aquellas mujeres que hayan alcanzado la menopausia.

 

En caso de no ser tratada a tiempo, la infección podría llegar a afectar a las trompas de Falopio y al útero, pero es importante realizar un examen pélvico al iniciarse los síntomas.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.