Aumento Punto G

¿Qué es el aumento del punto G?

El punto G o punto de Gräfenberg es una zona erógena del área genital masculina y femenina. En el caso de las mujeres, se encuentra ubicado en la cara anterior de la vagina, a unos tres centímetros de la uretra.

Aumentar el punto G, a través de infiltraciones locales de ácido hialurónico de alto peso molecular o con grasa autóloga, logra mejorar de forma ostensible la vida sexual de la mayoría de pacientes.

¿Por qué se realiza?

Tal como se ha mencionado, el tratamiento se realizar para conseguir una mayor excitación sexual, además de incrementar de forma significativa los orgasmos vaginales.

En este sentido, el tratamiento es apto para mujeres jóvenes que buscan una mayor satisfacción sexual, como en mayores con los tejidos un tanto atrofiados, en muchos casos por motivos hormonales.

El aumento del punto G aumenta la sensibilidad de la zona. 

¿En qué consiste?

El tratamiento de aumento del punto G es mínimamente invasivo y se realiza bajo anestesia local, con una duración aproximada de treinta minutos. La técnica se basa en inyectar grasa autóloga o ácido hialurónico en la pared de la vagina, logrando un punto G más pronunciado.

Esta técnica ambulatoria e indolora solamente requiere de una sesión y, una vez finalizada, la paciente podrá regresar a su domicilio.

Los efectos del tratamiento tienen una duración de entre cuatro y seis meses. Una vez pasado este periodo, el ácido hialurónico se termina disolviendo de forma natural y la paciente, si lo desea, puede someterse de nuevo a la técnica.

Preparación para el aumento del punto G

No se requiere ninguna preparación especial antes de realizar la intervención, puesto que esta es muy sencilla y se realiza de forma ambulatoria.

Cuidados tras la intervención

La intervención no requiere hospitalización y tiene una rápida recuperación. La paciente tan solo deberá realizar unos cuidados básicos, explicados por el especialista, y evitar mantener relaciones sexuales durante la primera semana.

Alternativas a este tratamiento

Existe una amplia variedad de técnicas de ginecoestética que tienen el objetivo de aumentar la sensibilidad genital femenina. Dichas técnicas buscan mejorar la calidad del tejido o incrementar el grosor de ciertas zonas sensitivas, optimizando las sensaciones de la paciente para facilitar la llegada al orgasmo.

Por ejemplo, el Orgasm Shot o G-Shot es una técnica que consiste en la infiltración de plasma concentrado en factores de crecimiento autólogo en la zona del clítoris y punto G, estimulando el crecimiento celular vascular y el tejido conectivo y nervioso, consiguiendo una mayor sensibilidad en el área.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..