¿Lo sabes todo sobre la diabetes?

Escrito por: Dr. Ignacio Llorente Gómez de Segura
Publicado: | Actualizado: 29/10/2017
Editado por: Roser Bernés Ubasos

diabetes sintomas

¿Qué valores de azúcar son los adecuados?

En la población en general, es decir, en personas no diabéticas los niveles de azúcar en sangre se considera que son normales cuando, en situación de ayunas, tras ocho horas sin comer, son menores a 110 mg/dL.

En las personas con diabetes, se considera que el control del azúcar es adecuado cuando los niveles de glucosa en sangre son inferiores a 130 mg/dL antes de las comidas y a 180 mg/dL dos horas después de hacer comenzado a comer. No obstante, estos objetivos de control no son generalizados y deben individualizarse según las circunstancias de cada persona; es distinto el objetivo de control en un anciano de 80 años que en una persona de 45 años. En las personas ancianas se recomienda un control de la glucosa menos estricto, por la presencia de otras complicaciones que podrían empeorar, mientras que en la población más joven debe intentarse conseguir prácticamente la normalización de la glucemia, si es posible.

 

¿Qué avances ha habido en los últimos años en sobre esta enfermedad?

Los avances han sido fundamentalmente terapéuticos, ya que se ha profundizado mucho en el conocimiento de los factores que intervienen en el desarrollo de la diabetes tipo 2, denominada también diabetes del adulto.

En este sentido han aparecido fármacos de mecanismos de acción diferentes a los clásicos con los que se están obteniendo unos resultados altamente satisfactorios, tanto por su mayor eficacia en el control de la glucosa en sangre, como por la presencia de menos efectos secundarios severos y, fundamentalmente, porque algunos de ellos han demostrado que tienen efectos protectores sobre las complicaciones cardiovasculares de la diabetes.

Cabe destacar en estos grupos de fármacos a los inhibidores de la enzima DPP4 (Alogliptina, Linaglitptina, Sitagliptina y Vildagliptina), a los inhibidores de cotransportador sodio/glucosa renal (Canagliflozina, Dapagliflozina y Empagliflozina) y, finalmente, los análogos del receptor de GLP-1 (Albiglutida, Dulaglutida, Exenatida, Liraglutida y Lixisenatida). Los dos primeros grupos de fármacos son de administración oral mientras que los últimos se inyectan de manera diaria o semanal.

Además, en los últimos años se han desarrollado insulinas de manejo más sencillo, cómodo y de perfil de actuación más fisiológico, es decir, más parecido a la producción normal de insulina por el páncreas. Se ha mejorado de manera significativa el tratamiento con insulina, considerada injustamente como la “bestia negra” en el tratamiento de la diabetes. La posibilidad de inyectarse insulina una única vez al día y la reducción del número de bajadas de glucosa o hipoglucemias, son sólo un ejemplo de las ventajas que ofrecen este nuevo tipo de insulinas.

En la diabetes tipo 1, más frecuente en niños y personas jóvenes, en la que el único tratamiento posible hasta el momento actual es la administración de insulina, las investigaciones se han orientado fundamentalmente hacia la producción de células productoras de insulina a partir de células madre (con resultados iniciales pobres) y al desarrollo de sistemas de infusión de insulina inteligentes, mediante la combinación de bombas de insulina y sensores de glucemia intersticial altamente tecnificados. En este sentido los avances pueden considerarse muy satisfactorios. La alta tecnología está, por fin, al servicio de la diabetes.

 

¿Cuál es la tendencia en los últimos años de incidencia de diabetes?

La incidencia de diabetes, es decir el número de casos nuevos, está aumentando de manera exponencial. Según los últimos datos publicados por la Federación Internacional de Diabetes (IDF) se estima que en el momento actual existen en todo el mundo 415 millones de personas con diabetes y en el año 2040 el número ascenderá a 642 millones (una de cada diez personas). Lo más impactante es que sólo la mitad de las personas con diabetes sabe que lo es, la otra mitad lo desconoce.

Este incremento es muy evidente en la diabetes tipo 2 o del adulto. Sin embargo, llama poderosamente la atención el aumento que la incidencia de la diabetes tipo 1 está experimentando en las últimas dos décadas.

En el caso de la diabetes tipo 2 existe una clara y directa relación entre este aumento y la epidemia de obesidad que padecemos a nivel mundial. Sin embargo, los motivos por les cuales están aumentando los casos de la diabetes tipo 1 se desconocen, aunque se están investigando.

 

¿Qué vínculo tiene la diabetes con el desarrollo de otras patologías?

Es bien conocido que la diabetes, fundamentalmente cuando no está bien controlada, tanto por un tratamiento inadecuado como por su falta de diagnóstico, determina complicaciones en todos los órganos.

Clásicamente se sabe que la diabetes constituye la principal causa de ceguera y de amputaciones no causadas por traumatismos de las extremidades inferiores. Además, la insuficiencia renal crónica (que determina la necesidad de diálisis y trasplante renal), es otra complicación frecuente. Tampoco debemos olvidar la a aparición complicaciones menos conocidas, pero con un alto impacto de salud, como son las periodontales y neurológicas.

No obstante, el principal motivo de preocupación son las complicaciones cardiovasculares, como el infarto de miocardio, que son cuatro veces más frecuentes entre las personas con diabetes y que constituyen su principal causa de mortalidad.

En los últimos años está siendo objeto de atención la relación que se está observando entre la enfermedad de Alzheimer y la diabetes. En fechas próximas obtendremos más datos al respecto.

 

¿Se puede prevenir con algún tipo de medidas?

La diabetes tipo 1 no es posible prevenirla, dado su mecanismo de aparición por procesos de tipo inmunológico prácticamente imposibles de predecir. Sin embargo, la diabetes tipo 2 es más prevenible en la mayor parte de los casos. ¿La forma? Mantener un peso adecuado y realizar actividad física de manera habitual, es decir, llevar una vida saludable.

 

¿Qué influencia tiene la alimentación?

No se ha podido establecer claramente la relación de ningún alimento específico y la aparición de diabetes. Es decir, los patrones de alimentación no aumentan la probabilidad de ser diabético, siempre y cuando se mantenga el peso adecuado mediante la combinación de una dieta sana y la realización de ejercicio físico.

No obstante, cabe destacar que el consumo excesivo de bebidas azucaradas determina un incremento significativo de la incidencia de obesidad y, en consecuencia de diabetes, fundamentalmente entre la población más joven.

Sin embargo, una vez diagnosticada la diabetes por un especialista en Endocrinología, la alimentación constituye uno de los pilares básicos del tratamiento de la misma. No existen “reglas especiales” en el abordaje nutricional de la personas con diabetes (fundamentalmente tipo 2) y el consejo es mantener los principios de una dieta saludable y equilibrada en la proporción de sus componentes.

 

En el caso de estar embarazada, ¿qué se debe hacer?

El embarazo constituye una situación fisiológica en la que aumenta el riesgo de padecer una diabetes, que generalmente es transitoria, pero puede afectar negativamente al desarrollo del feto. Se denomina Diabetes Gestacional.

La clave se encuentra en una planificación adecuada del embarazo. Para evitar desarrollar una diabetes gestacional es fundamental iniciar la gestación con un peso adecuado, máxime si existen antecedentes de diabetes en la familia.

Por otra parte, la mujer diabética puede quedarse embarazada sin problema, siempre cuando presente un adecuado control de sus glucemias y la gestación sea planificada con su médico con el tiempo suficiente como para hacer una evaluación completa y las modificaciones pertinentes en el tratamiento.

En la mayoría de los hospitales existen Unidades de Diabetes y Embarazo, que permiten manejar esta circunstancia de una manera adecuada y sin complicaciones.

 

¿Es una patología hereditaria?

A pesar de que se pueda creer lo contrario, la diabetes con mayor carga genética es la diabetes tipo 2 o del adulto. Existe una alta probabilidad de desarrollarla si algunos de los familiares de primer grado ya la padecen. Es bueno saber este extremo, pues permite incidir en la prevención desde edades tempranas, intentando evitar la aparición de obesidad.

Sin embargo, la diabetes tipo 1, necesita de otros factores internos y ambientales (no bien conocidos), aparte de los genéticos, para su desarrollo.

 

.

Por Dr. Ignacio Llorente Gómez de Segura
Endocrinología

Prestigioso especialista en Endocrinología, el Dr. Llorente Gómez de Segura es licenciado, Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza, desde 1989, doctor en Medicina y Endocrinología desde 1995 y ha estudiado un curso de Dirección de Servicios Integrados de Salud, Gestión Sanitaria de Servicios de Salud en ESADE Business School. Compagina su labor asistencial con la docencia siendo profesor asociado en la Universidad de La Laguna desde septiembre 2004. Actualmente, dispone de su propia consulta privada en Santa Cruz de Tenerife y es Jefe de Sección de Endocrinología y Nutrición Extrahospitalarias en el Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, desde septiembre 2007.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.