Histeroscopia: diagnóstico y tratamiento de patologías uterinas

Escrito por: Dr. Francisco Márquez Maraver
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La histeroscopia es una técnica que se utiliza para diagnosticar y tratar patologías del útero bajo visión directa, y de forma mínimamente invasiva, de manera que permite una rápida recuperación con las mínimas molestias a la paciente.

 

¿Qué es la histeroscopia?

Es una técnica ginecológica que nos permite acceder al interior del útero o de la cavidad endometrial, con visión ampliada a través de un histeroscopio. Este instrumento contiene una cámara de alta resolución con el objetivo de diagnosticar o tratar las patologías que afectan a esa zona del aparato reproductor femenino.

 

La histeroscopia es una técnica que se utiliza para
diagnosticar y tratar patologías del útero bajo visión directa

 

¿Para qué se utiliza?

La histeroscopia permite diagnosticar o tratar, de forma mínimamente invasvia, enfermedades que afectan a la cavidad interior del útero, sin necesidad de hacer incisiones quirúrgicas en la pared abdominal. El acceso a esta cavidad se hace a través de orificios naturales: vagina y orificio cervical uterino. Por tanto, la histeroscopia puede ser diagnóstica o quirúrgica.

 

Histeroscopia diagnóstica

  • Sospecha clínica o ecográfica de enfermedad endometrial o uterina: miomas, malformaciones, pólipos, endometriosis
  • Para estudiar sangrados uterinos anormales
  • Para el estudio de causas de esterilidad
  • Estudio de causas de abortos de repetición

 

Histeroscopia quirúrgica

  • Para extirpar formaciones anormales: pólipos, miomas…
  • Para realizar biopsias endometriales o resecciones completas del endometrio patológico
  • Para extraer cuerpos extraños
  • Para implantar dispositivos de control de natalidad

 

Histeroscopia: cómo es el procedimiento

Generalmente, las histeroscopias son bien toleradas, de manera que se pueden realizar sin anestesia, tanto para hacer diagnósticos como para pequeñas cirugías. Sin embargo, en algunos casos, se requiere anestesia general, local o locorregional.

 

A veces, es necesario administrar medicación previa con el objetivo de reblandecer el cuello uterino y facilitar la entrada del histeroscopio. Eventualmente, también es necesario dilatar el orificio cervical con dilatadores.

 

Para realizar la histeroscopia, se utiliza un histeroscopio. Se trata de un tubo largo y redondo, con un diámetro de 3 a 5 mm. Éste suele llevar dos canales: uno para la óptica y otro para trabajar, por el que se introducen los instrumentos quirúrgicos.

 

Con la mujer en posición de exploración ginecológica, se expone el cuello, por donde se accede a la cavidad endometrial mediante el histeroscopio. A continuación, se inspecciona el endometrio y se diagnostican las patologías encontradas.

 

Posteriormente, en caso de que sea necesario, se realiza la técnica quirúrgica requerida para tratar la patología, usando instrumentos mecánicos, que se introducen por un canal paralelo al de la óptica. El material extirpado es analizado para hacer el diagnóstico definitivo de la patología encontrada.

 

Cómo es el postoperatorio

Generalmente, las histeroscopias pueden ser realizadas de forma ambulatoria. En ese caso, tras una breve observación postoperatoria, la paciente es dada de alta con prescripción de analgésicos. Se trata de una técnica quirúrgica que suele ser muy bien tolerada, de manera que no produce excesivo dolor. En este sentido, es normal que se produzca un escaso sangrado durante uno o dos días.

 

Normalmente, no esta técnica no requiere hospitalización. Solamente se necesita hospitalización en cirugías prolongadas que necesiten resecciones muy amplias o si se producen complicaciones, que necesiten observación prolongada.

 

¿Pueden producirse complicaciones?

Aunque normalmente no aparecen complicaciones, en algunos casos puede surgir alguna, como las siguientes:

  • Imposibilidad de realizarla
  • Dolor
  • Hemorragia
  • Perforación uterina
  • Desgarros cervicales
  • Reacción vaga (bradicardia con sensación de náuseas y de mareo)
  • Dolor en el hombro
  • Infección de las trompas

Por Dr. Francisco Márquez Maraver
Ginecología y Obstetricia

El Dr. Márquez Maraver es un reconocido especialista en Ginecología y Obstetricia con especial dedicación al tratamiento mínimamente invasivo del cáncer ginecológico. Tras licenciarse en Medicina y Cirugía y especializarse en Ginecología y Obstetricia, obtuvo el doctorado en la Universidad de Sevilla e inició su carrera en prestigiosos centros médicos y hospitalarios. Es experto en cáncer ginecológico, cirugía ginecológica mínimamente invasiva, cirugía de la endometriosis, cirugía íntima femenina, cirugía laparoscópica avanzada, incontinencia urinaria, cirugía de cáncer de ovarios...

Actualmente, el Dr. Márquez Maraver es Director Médico del centro Insego, especialista ginecólogo en el Centro de Salud de la Mujer y Coordinador de la Sección de Ginecología oncológica del Hospital Virgen Macarena.

También pertenece a las asociaciones más importantes de su especialidad como la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología (SEGO) y la Sociedad Europea de Ginecología Oncológica (ESGO), y además es autor de diversas publicaciones médicas y del libro "Organigramas de decisión clínica para el manejo del cáncer ginecológico" publicado en el año 2014. Ese mismo año, la Casa de la Cultura de Pilas otorgó al Dr. Márquez Maraver el Premio Institucional del Ayuntamiento de Pilas como reconocimiento a su trayectoria profesional.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..