Hipercolesterolemia

Escrito por: Júlia Farré Moya
Publicado: | Actualizado: 10/07/2018
Editado por: Top Doctors®

La hipercolesterolemia tiene una incidencia directa en las enfermedades cardiovasculares. El colesterol es una molécula grasa que se encuentra en la sangre y en las células y en función del tipo de lipoproteína existe el colesterol “bueno” y el colesterol “malo”.

El colesterol bueno es aquel que viaja en dirección al hígado. Cuando llegue al hígado será metabolizado. Esto significa que el cuerpo está expulsando el colesterol de la sangre, de ahí que valores más altos sean positivos. En cambio, el colesterol comúnmente conocido como “malo”, circula en dirección a las células y es al que recurren las células cuando necesitan colesterol.

La suma de ambos tipos da lugar al Colesterol total. Se dice que una persona tiene hipercolesterolemia cuando el colesterol total está por encima de 200mg/dl.

 

El colesterol bueno es aquel que viaja en dirección al hígado.

 

Existen diversas causas que provocan valores elevados del colesterol en sangre. La principal es la herencia genética. Se trata de hipercolesterolemia familiar y se da cuando el cuerpo genera de forma autónoma más colesterol del recomendado. Los malos hábitos alimentarios son otra de las causas más frecuentes. Llevar una dieta basada en grasas saturadas y azúcares conlleva un aumento del colesterol. Otros factores son padecer diabetes, obesidad o ser fumador.

 

Tener el colesterol alto es peligroso

El problema de tener el colesterol malo elevado en sangre llega cuando hay mucho más de lo que necesitan las células, entonces el colesterol tiene a acumularse en el interior de las arterias. Cuando esto sucede hablamos de la formación de “placa de ateroma”. Ésta provoca que las paredes de las arterias sean más rígidas y más gruesas, dificultando el paso de la sangre y provocando un aumento de la tensión arterial.

Los peligros de tener el colesterol elevado en sangre son diversos, desde la formación de trombos hasta provocar la muerte de celular por necrosis de los tejidos que han dejado de recibir sangre. Pero, sin duda una de las mayores consecuencias de tener el colesterol alto es el infarto de miocardio o ataque al corazón.

 

Tratamiento, una alimentación adecuada

Para evitar desenlaces negativos, el colesterol alto debe abordarse con inmediatez y desde distintos frentes. En primer lugar hay que cambiar hábitos que favorezcan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, es decir, fumar, beber alcohol, tener problemas de sobrepeso u obesidad y cuidar lo que se come.

 

La alimentación es uno de los pilares clave a la hora de empezar a combatir la enfermedad. Toda dieta para reducir el colesterol debe ser rica en fibra (ya que disminuye la absorción de colesterol en el intestino), ácidos grasos no saturados (aumentan el colesterol bueno) y en antioxidantes (especialmente vitamina C y E).

Además se recomienda moderar el consumo de huevos y azúcar, evitar consumir fritos y grasas y eliminar por completo todo tipo de bollería industrial.

 Júlia Farré Moya

Por Júlia Farré Moya
Nutrición y Dietética

Con más de 15 años de experiencia, esta doctora está especializada en nutrición para prevenir y mejorar la migraña, la artritis y el colon irritable. Es coautora de diversos libros y documentos de la especialidad.


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.