Adicción a la cocaína: primer factor de riesgo de muerte de origen vascular en menores de 50 años

Escrito por: Dr. Pablo Iglesias Rodríguez
Publicado:
Editado por: Alicia Arévalo

Una investigación* conjunta de la UPV/EHU, el Instituto Vasco de Medicina Legal y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), del Instituto de Salud Carlos III, ha relacionado por primera vez el aumento del riesgo de muerte súbita cardiovascular con el consumo reciente de cocaína.


El consumo de cocaína es el primer factor de riesgo de muerte de origen vascular en sujetos menores de 50 años. De hecho, el riesgo de padecer un accidente vascular se cuadriplica.


El análisis de los datos muestra que el consumo de cocaína multiplica por cuatro el riesgo de morir en relación al no consumo.


Otro factor de riesgo detectado fue el sexo: los varones presentan un riesgo de 1’6 mayor que las mujeres.


El grupo de investigación considera, por tanto, que los efectos de la cocaína en el sistema cardiovascular podrían explicar el aumento del riesgo de muerte súbita en los usuarios de esta droga.

El consumo de cocaína a largo plazo reduce la actividad cerebral.
 


Síntomas que provoca la cocaína

La cocaína provoca:

  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Aumento presión arterial
  • Contractilidad del ventrículo izquierdo del corazón
  • Demanda miocárdica de oxígeno
  • Disminuye el flujo sanguíneo coronario (relacionado con la formación de trombos y arritmias cardiacas)
  • Aumento de la irritabilidad ventricular
  • Disminución del umbral de fibrilación

En consecuencia, la muerte súbita podría considerarse como la primera manifestación de una enfermedad cardiovascular silenciosa que no ha sido diagnosticada previamente.


Al consumir cocaína la persona siente los efectos de manera inmediata. Esto produce varios refuerzos positivos, que es lo que a la persona le inducirá nuevamente a consumir. Se pueden destacar las sensaciones de:

  • Euforia
  • Excitación
  • Confianza en sí mismo

La rápida dependencia psíquica que puede desarrollar a esta droga se debe, por un lado, a la rapidez del efecto que hace en el organismo y, por otro, la confianza, el aguante y la verborrea que produce.
 

La cocaína también provoca la falta de apetito y la disminución de la necesidad de sueño. Al desaparecer estos efectos primarios, surge otra etapa en el proceso de la cocaína, generando otros estados, uno de ellos es el cansancio extremo que produce, cuadro Neuroasténico.
 

El consumo de cocaína a largo plazo reduce la actividad cerebral produciendo un síndrome depresivo, que se resuelve en el momento que el paciente vuelve a consumir la substancia.


La dependencia a la cocaína es muy fuerte aun no presentando el paciente dependencia física. La adicción psicológica que genera es muy alta y difícil de soportar, esto conlleva a que el tratamiento sea complicado y el paciente tenga muchas recaídas.


Los problemas psíquicos que produce el consumo excesivo de cocaína son:

  • Depresión
  • Insomnio
  • Apatía
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Trastornos de humor
  • Paranoia

En el consumo crónico de la substancia, son frecuentes las alteraciones en las relaciones sociales. Además, sus consumidores sufren también de alteración de la función sexual.



*Este estudio es el primero realizado con muestras forenses de personas fallecidas. Así se examinaron todas las muertes súbitas que fueron objeto de análisis forense sucedidas en Bizkaia durante siete años, entre enero de 2003 y diciembre de 2009. Las autopsias fueron realizadas por el único servicio existente en el territorio: el Servicio de Patología Forense de Bizkaia del Instituto Vasco de Medicina Legal. La investigación ha sido publicada por la revista especializada Addiction, la segunda publicación internacional en importancia en el campo de las adicciones donde están registradas un total de 20 revistas.


Los doctores Benito Morentin, Javier Ballesteros, Luis Felipe Callado y José Javier Meana han analizado los casos de 437 personas fallecidas por muerte cardiovascular súbita y cuya defunción no se debió a la enfermedad ni a intoxicación aguda. Para efectuar la investigación también estudiaron los casos de otras 126 personas que murieron por causas diferentes.

Por Dr. Pablo Iglesias Rodríguez
Psiquiatría

El Dr. Iglesias Rodríguez es un reconocido experto en Psiquiatría a nivel internacional. Cuenta con más de 20 años de experiencia en la profesión y una extensa formación en distintos ámbitos de la especialidad. En concreto, es experto en depresión, ansiedad, fobias, adicciones, alcoholismo, ataques de pánico y psicoterapia, entre otros.

Su exhaustiva formación cuenta con el doctorado en Medicina CUM LAUDE y titulaciones de especialización en la Universidad de Freiburg, Alemania. Así, a lo largo de su excelente trayectoria ha combinado la práctica clínica en España y Alemania con la actividad docente como Profesor de Psiquiatría de la escuela de enfermería de Freiburg. Además, trabaja como psiquiatra en la Asociación Balear de Esclerosis Múltiple. Coordinador del International medical center de Clínica Juaneda de la unidad de depresión, ansiedad y adicciones. En la actualidad, pasa consulta también en Alemania siendo Director médico en funciones del servicio de urgencias psiquiátricas de la Clínica privada en Alemania Privatklinik Friedenweiler.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..