5 problemas de columna vertebral

Escrito por: Dr. Nicomedes Fernández-Baíllo Gallego de la Sacristana
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La columna vertebral es una estructura formada por huesos, ligamentos y discos intervertebrales, cuya misión es la de mantener y articular el tronco. Está formada por cuatro diferentes segmentos: cervical, dorsal o torácico, lumbar y sacro que se interponen entre el cráneo (cabeza) y la pelvis, que conecta el tronco con los miembros inferiores.

 

Esta estructura contiene en su interior la médula espinal, que es un conjunto de fibras nerviosas que conectan eléctricamente el cerebro con todos nuestros músculos y articulaciones. Mediante ella circulan impulsos para la actividad motora y sensitiva de todo nuestro cuerpo.

 

¿Qué problemas puede sufrir la columna vertebral?

 

La columna vertebral puede verse afectada por los siguientes problemas:

 

  • Degenerativos (desgaste)
  • Traumáticos (fracturas)
  • Tumorales
  • Infecciosos
  • Deformidades (escoliosis y cifosis)

 

La misión de la columna vertebral es mantener y articular el tronco.

 


1. Patología degenerativa

 

La patología degenerativa vertebral suele afectar preferentemente a la columna cervical y lumbar. Dentro de estas afecciones se encuentran la hernia discal (que puede causar cervicobraquialgias y lumbociatalgias), la discopatía degenerativa tanto cervical como lumbar, la estenosis de canal lumbar o cervical con o sin mielopatía (afectación compresiva de la médula) y las espondilolistesis (con distintas causas).

 

Muchas veces, estos problemas degenerativos no precisan tratamiento quirúrgico y su manejo fundamental consiste en modificar los hábitos alimenticios y de ejercicio físico, acompañados generalmente de medidas farmacológicas como analgésicos o antiinflamatorios.

 

En los casos en los que se precisan medidas quirúrgicas, la medicina actual dispone de diferentes opciones de poca o de mayor agresividad, en función del tipo y la extensión de la afectación, la edad del paciente y la afectación de la calidad de vida que el problema plantea para aquel que la padece. Se pueden realizar simples discectomías (retirar el disco) hasta procedimientos de fusión vertebral, también llamadas artrodesis vertebrales.

 

2. Patología traumática

 

En esta patología la fractura vertebral puede ser secundaria a traumatismos de alta energía (accidentes deportivos, de tráfico, caídas de altura, etc.) o secundarias al aumento de la fragilidad ósea que acompaña a la osteoporosis (menor cantidad de calcio en el hueso), que hacen que la vértebra se pueda fracturar ante traumatismos menores o sin traumatismo evidente.

 

El tratamiento de las lesiones producidas por alta energía suele ser quirúrgico, siempre que se comprometa la estabilidad vertebral, es decir, siempre que se compromete la capacidad de la columna vertebral para mantener su reparto de cargas y su forma sin causar alteraciones nerviosas ni dolor. En tales casos se colocan implantes, cuyo objetivo es devolver la columna a su forma normal y neutralizar las fuerzas perjudiciales para ellas. Dichos implantes se pueden colocar de manera percutánea o mediante cirugía abierta. La indicación de uno u otro procedimiento será en función del tipo de lesión. Es un tratamiento individualizado para cada tipo de lesión.

 

Las lesiones producidas por fragilidad, es decir, por osteoporosis, aparecen fundamentalmente en personas mayores, más frecuentemente mujeres postmenopáusicas, o en personas que han seguido tratamiento con corticoides por otras patologías. En estos casos la columna se vuelve muy dolorosa y limitante de la actividad normal.

 

Muchas de estas fracturas sólo precisan tratamiento con inmovilización externa con fajas o corsés, pero otras precisan actos quirúrgicos, generalmente percutáneos como la vertebro o cifoplastia o la instrumentación percutánea con tornillos. Al igual que en los otros problemas, la elección del tipo de tratamiento es individualizada según la clase de lesión.

 

3. Problemas tumorales

 

Los problemas tumorales pueden ser lesiones primarias de la vértebra (bastante poco frecuentes) o metastásicos desde otro origen. La cirugía vertebral actual ofrece para estos problemas técnicas diagnósticas (biopsias), para poder definir el origen y decidir el tipo de tratamiento ideal; técnicas paliativas, para controlar el dolor o la afección medular por su crecimiento; y técnicas curativas, que permiten eliminar la vértebra o vértebras afectadas de manera completa, con reconstrucción de la anatomía de la columna vertebral preservando la función de la médula espinal.

 

Al igual que en el resto de las patologías vertebrales, la elección de la técnica es individualizada y se decide con la colaboración de un equipo multidisciplinar de oncólogos, radioterapeutas y cirujanos, que seleccionan la mejor técnica y tratamiento para cada paciente.

 

4. Problemas infecciosos

 

En su inmensa mayoría solo precisan procedimientos diagnósticos como la biopsia, porque el tratamiento básico es el medicamentoso con antibióticos. Es cierto que la cirugía tiene su papel cuando se producen compresiones nerviosas, deformidades por la destrucción ósea o el dolor no es controlable con analgesia.

 

5. Deformidades vertebrales

 

Estas pueden afectar tanto a los niños como a los adolescentes y adultos. Todas ellas son diferentes, considerando el potencial de crecimiento de los niños, la rápida progresión durante el cambio hormonal de la adolescencia y la rigidez, cambios degenerativos y fragilidad ósea que se unen a la deformidad en el adulto.

 

Pueden afectar tanto al plano frontal (vista de frente) produciendo escoliosis como al plano lateral (vista de perfil) produciendo cifosis, pero también pueden unirse ambas deformidades.

 

El tratamiento de estos problemas es muy variado en función de la edad, grado de deformidad, potencial de crecimiento, afectación de la estática, presencia o no de sintomatología neurológica, entre otros, y puede fundamentarse en el uso de corsés o en el tratamiento quirúrgico.

 

El tratamiento quirúrgico en nuestro grupo se realiza siguiendo los estándares internacionales admitidos mundialmente, encaminados a resolver el problema con la mayor seguridad quirúrgica y postoperatoria posible. Por ello utilizamos criterios de ahorro de niveles a operar, técnicas de ahorro de sangre preoperatorias (mejorar los niveles de hemoglobina) e intraoperatorias y postoperatorios (recuperadores hemáticos), control de función medular y control postoperatorio del dolor.

 

Añadido a este grupo de patologías también nos encargamos del tratamiento de las secuelas de otros procedimientos quirúrgicos, es decir, realizamos cirugía reconstructiva de la columna vertebral. Esta es, probablemente, la cirugía más exigente a nivel técnico en la actualidad.

 

Por Dr. Nicomedes Fernández-Baíllo Gallego de la Sacristana
Traumatología

El Dr. Fernández-Baíllo Gallego de la Sacristana es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid y Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología. Cuenta con más de 30 años de experiencia en la profesión. Durante su formación realizó diferentes estancias, con el Dr. Paneiro Pinto (Portugal), con el Prof. Harms en Karslrue (Alemania) y con el Dr. B Akbarnia en San Diego (USA).

La actividad profesional del doctor se lleva a cabo en los mejores centros hospitalarios del país. En el sistema público lo hace en el Hospital Universitario La Paz, considerado por el Monitor de Reputación Sanitaria como el mejor centro público del país y en el sistema privado, en el Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, segundo mejor centro sanitario privado nacional.

La actividad profesional del Dr. Fernández-Baíllo esta ligada de manera exclusiva a la cirugía de la columna vertebral habiendo desarrollado sus habilidades de diagnóstico y de tratamiento a lo largo de muchos años de experiencia atendiendo a un número muy importante de pacientes y realizando una media de 500 cirugías anuales. Asimismo, ha desarrollado su interés en el tratamiento de la patología cervical, tanto traumática, degenerativa y tumoral; además, ha sido uno de los precursores de la cirugía percutánea de las fracturas vertebrales.

Su formación y experiencia le permite abordar cualquier problema de la columna vertebral trabajando  bajo dos premisas: tratamiento individualizado del paciente previo estudio concienzudo del problema y trabajo en equipo, base fundamental para el desarrollo de una actividad enfocada a la solución del problema de salud del paciente.

Actualmente es Jefe de Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del HUM Sanchinarro y Jefe de la Unidad de columna del Hospital La Paz de Madrid y pasa consulta de forma privada en la Clínica Ordás en Padre Damián 37 bis en Madrid.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..