Terapia emocional

¿Qué es la terapia emocional?

La terapia emocional es un tipo de terapia focalizada y centrada en las emociones. En este sentido, el trabajo se centra en procesar emocionalmente las situaciones, mediante la observación de la emoción como una reacción adaptativa que hace posible la supervivencia y la reacción al medio.

Es un tipo de terapia que se aplica sobre todo en personas que tienen problemas relacionales como los siguientes:

¿Por qué se realiza?

La terapia emocional se realiza, porque tiene una serie de ventajas o beneficios en el estado emocional de las personas, especialmente en aquellas personas que tienen problemas relacionales. Sin embargo, es aplicable a muchos otros problemas. Entre los beneficios más destacados se encuentran los siguientes:

  • Mejora del estado de ánimo: la terapia emocional mejora el estado de ánimo, porque permite a la persona enfrentar los problemas que le generan malestar. Además, permite hablar con confianza y libertad, liberando las emociones negativas sobre las experiencias y sentimientos de uno mismo.
  • Ofrece herramientas para tratar los conflictos o problemas que puedan surgir: en las sesiones de terapia emocional, se ofrecen nuevas herramientas y pautas para solventar problemas, algo que también puede ayudar a visualizar los conflictos de manera distinta para que tengan menor afectación en la persona.
  • Supone un aprendizaje para vivir en armonía: la terapia supone un ejercicio de introspección que permite un mejor conocimiento de uno mismo, algo que también resulta fundamental para las relaciones con los demás.

¿En qué consiste?

La terapia emocional tiene el objetivo de cambiar los esquemas emocionales de las personas, centrándose en la manera de captar, procesar y expresar las propias emociones. En este sentido, para llevar a cabo este tipo de terapia se siguen una serie de fases.

La primera fase consiste en tomar conciencia para identificar las propias emociones. A continuación, se afronta la emoción mediante el conocimiento y la expresión de la emoción, generalmente negativa.

A partir de este ejercicio, se empieza a regular la emoción, un hecho que no implica reprimirla o no sentirla, sino de adaptarla a cada situación, dando sentido a la experiencia.

Preparación para la terapia emocional

La preparación para la terapia emocional consiste fundamentalmente en tomar conciencia de las propias emociones con el objetivo de realizar un cambio en los esquemas emocionales. Esta toma de conciencia consiste en identificar y poner nombre a las emociones propias.

Cuidados tras la intervención

Después de las sesiones de terapia, es importante seguir aplicando las pautas aprendidas durante las sesiones para poder gestionar bien todas las emociones que vayan apareciendo.

Alternativas a este tratamiento (otros tratamientos más avanzados)

Como alternativas a este tratamiento se encuentran todos los tipos de terapia que se centran en tratar los problemas emocionales y relacionales de la persona.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..