Reproducción Asistida

Especialidad de Psicología

¿Qué es la reproducción asistida?

La reproducción asistida son el conjunto de técnicas y tratamientos destinados a conseguir el embarazo, en parejas con problemas de fertilidad, sean masculinos, femeninos o ambos. De esta manera se sustituye el proceso natural que se da durante la reproducción para hacerse de manera artificial, ayudando a los pacientes a conseguir ser padres.

La reproducción asistida comprende una serie de técnicas para lograr el embarazo
La reproducción asistida comprende una serie de técnicas para lograr el embarazo

¿Por qué se realiza?

Las técnicas de reproducción asistida permiten dar solución a los casos de infertilidad, ya sea por motivos masculinos, femeninos o ambos, permitiendo a las parejas cumplir su sueño de ser padres. La reproducción asistida está indicada en los siguientes casos:

  • Infertilidad masculina: alteraciones de la calidad espermática, problemas de eyaculación o erección.
  • Problemas femeninos: endometriosis leve, alteraciones en la ovulación, alteraciones en el moco cervical o vaginismo.
  • Factores mixtos, de ambos miembros de la pareja.
  • Esterilidad de origen desconocido.
  • Casos de tumores, donde el paciente hombre haya preservado la fertilidad congelando, antes del tratamiento oncológico, el semen.
  • Casos de azoospermia (ausencia de espermatozoides)
  • Alteraciones genéticas del varón en que no es posible la Fecundación In Vitro.
  • Mujeres sin pareja masculina y que deseen ser madres.
  • Parejas homosexuales, en concreto, de mujeres (método ROPA).

¿En qué consiste?

La reproducción asistida puede emplearse mediante diversas técnicas. El especialista en Ginecología y Obstetricia elegirá la más adecuada para los pacientes en función de las circunstancias y problemas particulares que sufra la pareja. Las técnicas, de menos invasiva a más invasiva, son las siguientes:

  • Coito programado. Se recomienda en parejas jóvenes, de menos de 35 años, que llevan poco tiempo queriendo quedarse embarazados, tengan poca ansiedad y las causas de esterilidad sean de origen desconocido, al salir todas las pruebas con resultados normales. A los pacientes se les mantiene el ciclo natural (sin someterles a estimulación), o bien se les induce a ovulación controlada.
  • Ciclo natural. Se recomienda en parejas con convicciones éticas o religiosas que les hacen rechazar otras técnicas que no sean naturales, así como en aquellas que tengan alergia a ciertos medicamentos. El paciente no recibe medicación, sino que únicamente se controla el folículo dominante. El momento del coito viene determinado por el pico de LH, que será 24 horas antes de la ovulación espontánea.
  • Inducir a la ovulación. Para evitar el seguimiento del pico de endógeno de LH de la técnica anterior los médicos administran de forma intravenosa 5000UI de hCG cuando se constata, con ecografía, que hay un folículo maduro ovulatorio. Tras administrarlo el folículo ovulará alrededor de unas 38 horas más tarde. Esta técnica controla mejor la ovulación, lo que permite programar el coito (0 y 48h), la inseminación (24-48h) o la aspiración de los folículos (36h después). Así se puede planear mejor la clínica.
  • Inseminación artificial. Permite que la fecundación se haga de manera natural. Se introduce el espermatozoide en el útero y este debe buscar el óvulo maduro e insertarse por su propia cuenta, como en un embarazo natural. La diferencia y, a la vez, ventaja, es que el recorrido del espermatozoide es más corto y tiene menos riesgo. Con esta técnica, de cada 100 ciclos de inseminación 13 resultan en embarazo. De todos los embarazos, el 15-20% son gemelares y otro 15% se malogran. Para poder hacer la inseminación artificial debe haber una serie de condiciones: las trompas de Falopio han de ser permeables, el semen de buena calidad y también debe tenerse en cuenta la edad de la mujer, el tiempo que llevan estériles y los tiempos de inseminaciones anteriores, para decidir si pueden someterse a otra inseminación o es necesario esperar, o bien recurrir a otra técnica. La inseminación artificial puede ser inseminación artificial homóloga o conyugal (el semen procede de la pareja) o inseminación artificial con donante anónimo. El proceso consta de tres fases: estimulación hormonal del ovario (para aumentar el número de ovocitos maduros), preparación del semen, seleccionando los espermatozoides, e inseminación de la mujer.
  • Fecundación In Vitro (FIV). Consiste en la extracción del ovocito de la mujer para fecundarlo en el exterior del cuerpo con espermatozoides obtenidos previamente. La FIV tiene 6 fases: estimulación del ovario con hormonas, extracción de ovocitos (o donación en caso de infertilidad femenina), inseminación de los ovocitos (de forma clásica poniendo juntos ovocitos y espermatozoides o con inyección intracitoplasmática de espermatozoides), cultivo in vitro del embrión durante unos 3 días, transferencia de embriones (puede hacerse en el útero o en las trompas, se hace por vía transcervical sin anestesia) y congelación/descongelación de embriones, en caso necesario. La FIV se recomienda en casos de parejas homosexuales femeninas, mediante el método ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja), pudiendo un miembro de la pareja gestar con el ovocito de su pareja y el espermatozoide de un donante. De esta manera la maternidad es compartida: una de las mujeres se estimula y cede los ovocitos para el embarazo, mientras que la otra recibirá la transferencia y, por lo tanto, llevará a cabo el embarazo y el parto.

Preparación para la reproducción asistida

Antes de someterse a un tratamiento de Reproducción Asistida es importante realizar:

  1. Entrevista con un especialista en Ginecología y Obstetricia experto en reproducción asistida, que explicará a la pareja y, a la paciente, la medicación para inducir la ovulación, así como los controles ecográficos que deben realizarse, los posibles riesgos de las distintas técnicas, entre otros aspectos.
  2. Entrevista con un especialista en Psicología y reproducción asistida. Es algo muy importante, ya que ayudará a los pacientes a afrontar los cambios emocionales que podrán surgir durante el proceso.
  3. Ecografía transvaginal, para confirmar que el útero y ovarios de la paciente están sanos y en condiciones óptimas para iniciar el tratamiento.
  4. Histerosalpingografía, que permitirá conocer la permeabilidad de las trompas de Falopio. Una de ellas, al menos, debe funcionar para que la fecundación sea efectiva.
  5. Analítica completa con estudio de hormonas.
  6. Seminograma o estudio del semen del paciente, para confirmar que, una vez potenciado, puede fecundar los ovocitos.

Cuidados tras la intervención

Tras las técnicas de reproducción asistida se recomienda que la paciente haga reposo y esté tranquila. No hay que obsesionarse por el resultado, por lo que es conveniente estar distraída. La cantidad de reposo la indicará el médico, ya que hay mujeres que requieren reposo absoluto y otras que pueden seguir con su vida normal una vez inseminadas, evitando grandes esfuerzos. Sí que se recomienda:

  • Llevar un estilo de vida saludable, con una buena alimentación.
  • No beber ni fumar.
  • Ingerir ácido fólico y vitaminas.
  • No practicar deportes intensos.
  • Evitar situaciones de estrés.

Puede que la paciente note algunas molestias tras las técnicas de reproducción asistida:

  • Hinchazón de piernas y vientre.
  • Dolor en el vientre.
  • Cansancio.
  • Molestias en el bajo vientre, en la zona del útero, por haber estado manipulando.
  • Dolor en la espalda.
  • Cefalea.
  • Tensión en las mamas.
  • Irritablidad.

Si dichos efectos secundarios son muy fuertes o se mantienen en el tiempo es necesario acudir al especialista, que explicará cómo proceder.

Alternativas a este tratamiento

No existen alternativas a los tratamientos de reproducción asistida. Dentro de ellos hay diversas variantes, en función a las necesidades de la pareja. Será el especialista quien, tras evaluar el caso en detalle, recomiende una técnica u otra.

Vídeos relacionados con Reproducción Asistida


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.