Movilización neuromeningea

¿Qué es la movilización neuromeníngea?

La movilización neuromeníngea, también conocida como neurodinamia, es una técnica o conjunto de técnicas que permiten valorar y tratar las alteraciones causadas por daños o enfermedades que afectan al sistema nervioso.

De esta manera, permite liberar atrapamientos y disfunciones para aliviar el dolor neuropático, que además conlleva debilidad muscular y alteraciones de la sensibilidad.

¿Por qué se realiza?

La movilización neuromeníngea es una técnica de movilización del tejido neural que permite a los fisioterapeutas numerosas patologías, entre las que encontramos las siguientes:

  • Fibrosis
  • Síndromes compresivos
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Dolor lumbar
  • Ciática
  • Neuralgias
  • Adherencias
  • Síndrome del piramidal
  • Radiculopatías
  • Parestesias
  • Síndrome del desfiladero
  • Síndrome del túnel del tarso
  • Síndrome del túnel supinador del codo

Sin embargo, hay algunas signos y síntomas que pueden agravar el estado de salud del paciente en caso de realizar una movilización neuromeníngea. Estos signos y síntomas son:

  • Fiebre
  • Mareo
  • Náuseas
  • Fracturas
  • Infecciones en la piel
  • Heridas abiertas
  • Consumo de drogas
  • Dolor continuo que no mejora

¿En qué consiste?

La técnica de movilización neuromeníngea o neurodinamia es una técnica manual de estimulación mecánica del tejido neural.

Se realiza mediante movilizaciones pasivas, deslizamientos y estiramientos de los nervios, orientadas a movilizarlos y estirarlos con respecto a todos los tejidos con los que está relacionado el nervio.

En este sentido, para que el tratamiento se realice con éxito, es importante que el especialista en Fisioterapia conozca perfectamente la estructura y el funcionamiento del sistema nervioso.

Preparación para la movilización neuromeníngea

Para realizar un tratamiento mediante movilización neuromeníngea o neurodinámica, no es necesaria una preparación previa. El especialista debe asegurarse que no existan signos y síntomas que pueden agravar el estado de salud del paciente.

Cuidados tras la intervención

Una vez realizado el tratamiento, cuyas sesiones tienen una duración aproximada de 60 minutos, el paciente debe seguir realizando una serie de ejercicios recomendados por el especialista para poder recuperar el movimiento y elasticidad del nervio que se ha visto afectado.

Alternativas a este tratamiento (otros tratamientos más avanzados)

Las alternativas a este tratamiento son los tratamientos tradicionales que permiten corregir estos trastornos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..