MiniFIV

Dra. Begoña Arnott Fernández -

Publicado el: 29/12/2015

Índice:

  1. ¿Qué es MiniFIV?
  2. ¿Por qué se realiza?
  3. ¿En qué consiste MiniFIV?
  4. ¿Cómo es la preparación?
  5. Cuidados posteriores al tratamiento
  6. Alternativas de MiniFIV
     

¿Qué es la MiniFIV?

MiniFIV o fecundación in vitro suave es un tratamiento de Reproducción Asistida más suave que la fecundación in vitro convencional. La técnica MiniFIV reduce hasta en un 60% la dosis de hormonas y en un 80% la medicación, por lo que es un tratamiento más corto.

El objetivo es conseguir entre tres y cinco ovocitos de alta calidad para poder fecundarlos en laboratorio y transferirlos al útero. Requiere anestesia en según qué pasos del procedimiento.

La tasa de embarazo de la fecundación in vitro suave es muy alta pero, además, reduce el riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica y demás efectos secundarios.
 

¿Por qué se realiza la MiniFIV?

La MiniFIV está indicada solamente para mujeres que tengan un buen pronóstico:

  • Menores de 35 años con un historial corto de infertilidad.
  • Buena reserva ovárica y de buena calidad
  • Respuesta exagerada a la estimulación ovárica en ciclos previos de FIV o inseminación artificial
  • Riesgo de sufrir síndrome de hiperestimulación ovárica
  • Mujeres que presentan problemas en las trompas de Falopio, pero no en los ovarios.

 

¿En qué consiste la MiniFIV?

Los pasos a seguir son iguales que en el tratamiento convencional de fecundación in vitro, aunque se diferencia en el primer paso:

  • Estimulación ovárica controlada: la mujer recibe un tratamiento hormonal mediante medicamentos. Se distingue del tratamiento convencional por utilizar menos medicamentos, empezar la estimulación más tarde y aumentar el número de folículos que se desarrollan de forma suave.
  • Punción ovárica o folicular: es una intervención quirúrgica que consiste en extraer los óvulos maduros del ovario. El proceso se lleva a cabo por aspiración bajo anestesia y sedación y tiene una duración de entre 20 y 30 minutos.
  • Recogida y preparación del semen: consiste en recoger la muestra del varón y pasarlo por un proceso de capacitación espermática para que los espermatozoides sean capaces de fecundar el óvulo y dar lugar al embrión.
  • Fecundación: consiste en fusionar el óvulo con el espermatozoide, ya sea mediante FIV convencional (por ellos mismos) o mediante ICSI (microinyección).
Minifiv reduce hasta en un
60% la dosis de hormonas

Preparación para la MiniFIV

Es importante tener en cuenta tres puntos para prepararse para un tratamiento de MiniFIV, así como en cualquier otro tratamiento de fecundación in vitro:

  • Nutrición: es importante tomar ácido fólico y vitamina B, ya que aumentan las probabilidades de embarazo. Así pues, se recomienda comer fruta y verdura fresca, legumbres, granos enteros productos lácteos y carne, y evitar la comida rápida, alimentos con alto contenido en grasas transgénicas y azúcares y bajos en vitaminas y minerales.
  • Ejercicio: estar en forma da ventajas para concebir. Aun así, tampoco se recomienda aumentar el ejercicio físico, sino mantenerlo igual que siempre.
  • Alivio del estrés: el estrés puede reducir las probabilidades de éxito del tratamiento, por lo que se recomienda hacer actividades que alivien el estrés.
     

Cuidados tras el tratamiento

Tras finalizar el tratamiento no existen indicaciones específicas a seguir y la mayoría de las mujeres retoman sus actividades y su vida diaria al día siguiente. Sin embargo, es importante prestar atención a determinados aspectos.

En primer lugar, recomiendan evitar las temperaturas extremas, es decir, baños de sauna, exposición solar o técnicas de bronceado.

En segundo lugar, es conveniente tener cuidado al realizar ejercicio o levantar peso, siendo mejor opción practicar una actividad moderada como caminar.

Por último, se desaconseja tener relaciones sexuales durante la primera semana y es fundamental mantener una alimentación equilibrada y saludable.
 

Alternativas de MiniFIV

En el caso de mujeres menores de 35 años se puede considerar que este tratamiento tiene la misma tasa de éxito que un tratamiento de FIV tradicional, sumado a otras ventajas como un riesgo menor de estimulación exagerada, menos efectos secundarios, menos medicamentos y, por lo general, menor gasto económico.

Sin embargo, es importante que el especialista tenga en cuenta la situación de cada paciente interesada en realizar un tratamiento de Reproducción Asistida, ya que con esta técnica se obtiene un menor número de ovocitos, lo que podría conllevar una menor tasa de embarazos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.