Flebitis

Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

¿Qué es la flebitis?

La flebitis es una inflamación de las paredes venosas. A menudo es provocada por la formación de coágulos sanguíneos en su interior (trombos). Por ello se la conoce también como tromboflebitis.

Existen dos tipos de flebitis: la superficial producida en una vena de la piel o la trombosis venosa profunda, situada en los tejidos bajo la piel. En el primer caso, suele ser una enfermedad benigna y el pronóstico es favorable. Por el contrario, la segunda puede llegar a ser un problema grave implicando que un coágulo de sangre viaje hasta los vasos sanguíneos de los pulmones, agravándose a una embolia pulmonar.

Pronóstico de la enfermedad

La trombosis venosa profunda es una enfermedad grave, que si no se trata, en muchos casos desarrolla importantes complicaciones como el síndrome postrombótico o coágulos de sangre que se desplazan hasta los pulmones. Así, la trombosis venosa profunda afecta en la calidad de vida del paciente y puede llegar a ser mortal.

Síntomas de la flebitis

Cuando se trata de una flebitis leve es posible que no se manifiesten síntomas. En los casos de trombosis venosa profunda, los síntomas comunes son:

  • Dolor y sensibilidad
  • Enrojecimiento de la zona (eritema)
  • Abultamiento de la vena
  • Fiebre leve
Flebitis
La trombosis venosa profunda suele manifestarse
con dolor y enrojecimiento de la piel

 

¿Cuáles son las causas de la flebitis?

Las causas más frecuentes de esta enfermedad suelen ser las enfermedades infecciosas, pero también puede tener su origen en un traumatismo o por un desencadenante tóxico. Tanto en las traumáticas como en las tóxicas se presume la existencia de una posible infección, así como en las postoperatorias. Éstas últimas se dan a partir de una infección que puede tener lugar en un acto quirúrgico de cualquier clase y localización.

Los coágulos sanguíneos se pueden formar cuando existe un factor que desacelere el cuerpo o cambie el flujo de sangre en las venas. Otras condiciones como sufrir un cáncer, trastornos inmunitarios como el lupus, el tabaco, ser propenso a los trastornos de coagulación de sangre o tomar estrógenos u otras píldoras anticonceptivas pueden inducir a la aparición de la flebitis.

¿Se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir la flebitis y los problemas vasculares es cuidar la circulación sanguínea.

En situaciones en que no haya una corriente fluida de sangre se recomienda realizar ciertos movimientos para facilitarla, como por ejemplo al hacer viajes largos en coche o avión, o trabajar en jornadas laborales largas sentado o de pie. Lo aconsejable es caminar o estirar las piernas de vez en cuando, tomar mucho líquido y usar medias de descanso.

Tratamientos para la flebitis

Ciertos métodos de compresión y envolturas contribuyen a la disminución de la molestia. El especialista puede recomendar analgésicos, anticoagulantes para prevenir la aparición de nuevos coágulos, sobre todo en aquellos casos de flebitis profunda; o trombolíticos para disolver el coágulo existente.

Los tratamientos menos comunes son la extirpación quirúrgica de una vena próxima a la superficie o el bypass de la propia vena perjudicada.

Las medidas que puede aplicarse el propio paciente son quitar la presión del área afectada y así reducir el dolor y el riesgo de empeoramiento y levantar la zona para disminuir la inflamación.

¿Qué especialista lo trata?

El angiólogo y cirujano vascular es el especialista en tratar las patologías venosas. Así, determinará el diagnóstico y realizará el tratamiento quirúrgico en caso de ser necesario.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.