Espondiloartritis

¿Qué es la espondiloartritis?

La espondiloartritis o espondiloartropatía es el nombre de una familia de enfermedades reumáticas inflamatorias que causan artritis. La más común ataca la columna y, el algunos casos, a las articulaciones de brazos y piernas. También puede involucrar la piel, los intestinos y los ojos.

Se pueden diferenciar dos tipos de espondiloartritis en función de los síntomas:

  • Espondilitis anquilosante, que afecta principalmente la columna, es la más común de estas enfermedades reumáticas inflamatorias.
  • Espondiloartritis axial
  • Espondiloartritis periférica
  • artritis reactiva (antes conocida como síndrome de Reiter)
  • artritis psoriasica
  • artritis enteropática o espondilitis asociada con enfermedades inflamatorias del intestino (colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn).

Pronóstico de la enfermedad

En general, el pronóstico de la espondilitis anquilosante es bastante bueno. Aunque tiene un curso lentamente progresivo.

Síntomas de la espondiloartritis

El principal síntoma en la mayoría de los pacientes es el dolor lumbar (espondiloartritis axial); y en una minoría de pacientes, el principal síntoma es el dolor y la hinchazón de brazos y piernas (espondiloartritis periférica).

 

Pruebas médicas para la espondiloartritis

El diagnóstico correcto requiere que un médico:

  • Evalúe el historial médico del paciente
  • Realice un examen físico
  • Solicite imágenes, como una radiografía de las articulaciones sacroilíacas de la pelvis.
  • Solicite un análisis de sangre (detección del gen HLA-B27).

Los cambios en las radiografías de esas articulaciones, lo que se conoce como sacroiliitis, son un síntoma clave de espondiloartritis.

En el caso de que las radiografías no muestran suficientes cambios, pero los síntomas son muy sospechosos, el médico podría indicarle una resonancia magnética para ver mejor estas articulaciones y detectar signos tempranos de la enfermedad antes de que aparezcan en las radiografías.

¿Cuáles son las causas de la espondiloartritis?

La espondilitis anquilosante es hereditaria y muchos genes pueden provocarla (hasta 30 genes).

Los afectados con más frecuencia son adolescentes y personas de entre 20 y 30 años, en especial de sexo masculino.

¿Se puede prevenir?

Como hemos indicado es una enfermedad hereditaria, por lo que es complicada la prevención.

Tratamientos para la espondiloartritis

Todos los pacientes deberían recibir terapia física y hacer ejercicios dirigidos a las articulaciones. Los más recomendados son aquellos que promueven la elongación y movilidad espinal.
 

En caso de hinchazón localizada (no generalizada) de articulaciones, pueden ser eficaces con rapidez las inyecciones de medicamentos con corticosteroides en las articulaciones o en las vainas de los tendones.
 

El tratamiento quirúrgico es muy útil en algunos pacientes, ya que se realiza un reemplazo total de cadera. Se recomienda a aquellos pacientes que sienten dolor de cadera y discapacidad debido a la destrucción de la articulación por la pérdida de cartílago.

¿Qué especialista lo trata?

El reumatólogo es el especialista que trata la espondiloartritis.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..