Enfermedad bronquial


Especialidad de Medicina interna

¿Qué es la enfermedad bronquial?

La enfermedad bronquial, más conocida como bronquitis, es la inflamación de las vías bronquiales, las arterias respiratorias que llevan oxígenos a los pulmones. Esta enfermedad provoca tos con mucosidad, aparte de generar problemas para respirar. Otros síntomas como jadeo, presión en el pecho o fiebre baja también pueden darse. En cuanto a los tipos existen dos, la bronquitis aguda y crónica. Los pacientes que padecen bronquitis producen con frecuencia tos con mucosidad. La mucosa está producida por la capa interior de los bronquios y se caracteriza por tener una forma pegajosa.

  • Bronquitis aguda: los irritantes pulmonares o las infecciones pueden causar bronquitis aguda. La causa más frecuente de esta bronquitis aguda son los mismos virus que provocan la gripe y los resfriados. También puede transmitirse la bronquitis aguda a través del contacto físico, a través de las manos sucias, por ejemplo. La duración de la bronquitis aguda puede ser de hasta 10 días, pero la tos puede persistir durante semanas tras la desaparición de la infección
  • Bronquitis crónica: está catalogada dentro de las EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva crónica). Se genera una gran cantidad de mocos al estar los bronquios inflamados. Es por esto que se hace muy difícil respirar y provocan mucha tos. El acto de fumar es una de las causas más comunes, respirar aire con altas dosis de polución, humo y polvo durante un tiempo prolongado pueden ser otras de las causas de la bronquitis crónica.
Esta enfermedad provoca tos con mucosidad, aparte de generar problemas para respirar
 

Pronóstico de la enfermedad

En las situaciones de bronquitis aguda la enfermedad suele cesar después de 7-10 días como norma, pero como se ha apuntado anteriormente algunos síntomas como la tos puede alargarse durante 2-3 semanas. Pasado estos términos si los síntomas de la enfermedad no remiten el especialista puede valorar el uso de medicamentos o antibióticos para el tratamiento, ya que la bronquitis puede derivar en una neumonía. Por otro lado para la bronquitis crónica no se conoce una cura, pero la prevención va de la mano con la acción de dejar el tabaco. En los casos más complicados el paciente puede necesitar uso de oxígeno para su día a día, pero la última palabra la tendrá siempre el especialista.

Síntomas de la enfermedad bronquial

Existen diferentes tipos de síntomas dependiendo del tipo de bronquitis, aguda o crónica.

  • Bronquitis aguda: los síntomas del resfriado o la gripe son el dolor de garganta, el agotamiento o cansancio, la fiebre, dolores en todo el cuerpo, congestión y goteo nasal, vómitos, diarrea, tos, mucosidad verde o amarilla, ruidos al respirar como silbidos o chillidos, presión o dolor en el pecho y falta de aliento especialmente a realizar ejercicio físico.
  • Bronquitis crónica: El síntoma capital de la bronquitis crónica es la tos durante mucho tiempo que no desaparece hasta pasados varios meses. Los mocos vienen acompañados de tos, que también está relacionada con ruidos, parecidos a un silbido, al respirar y problemas para tomar aire.

Pruebas médicas de la enfermedad bronquial

La prueba médica más recurrente del médico es la utilización del estetoscopio para auscultar los pulmones del paciente al respirar. Sin embargo durante los primeros días es difícil diferenciar entre la bronquitis y un resfriado común. Para hacer un diagnóstico más preciso se pueden realizar otras pruebas médicas.

  • Radiografía de tórax: este tipo de radiografía puede concretar que patología padece el paciente, si padece neumonía u otra enfermedad en la que exista la tos.
  • Cultivo de esputo: mediante esta prueba se puede detectar la presencia de bacterias en el esputo que se producen al toser. Gracias a este examen médico se puede detectar la tos u otras enfermedades que se pueden tratar con antibióticos.
  • Prueba de la función pulmonarel paciente sopla en un aparato llamado espirómetro con la intención de medir la cantidad de aire que pueden retener los pulmones y la velocidad a la que pueden conseguir el oxígeno. Con esta prueba se pueden detectar signos de enfisema o asma.

Causas de la enfermedad bronquial

Las causas varían dependiendo si se trata de una bronquitis aguda o crónica.

  • Bronquitis aguda: una de las causas de la bronquitis agudas pueden ser las infecciones o los irritantes pulmonares, es decir los mismos virus que provocan los resfriados y la gripe son algunas de las causas más frecuentes de este tipo de bronquitis. Existen otro tipo de sustancias que pueden provocar irritación pulmonar y desembocar en una bronquitis aguda. Si el paciente se expone a altos niveles de concentración de polvo o gases, como por ejemplo,  las resultantes después de una explosión o un gran incendio, también puede desarrollar bronquitis aguda.
  • Bronquitis crónica: La fundamental causa de la bronquitis crónica es el consumo de tabaco. El acto de inhalar humo irrita los pulmones y provoca grandes cantidades de mucosidad. Otras personas que pueden sufrir bronquitis crónica son las que han respirado otras sustancias como, vapores químicos, el polvo y otras sustancias.

¿Se puede prevenir la enfermedad bronquial?

La mejor forma de prevenir la bronquitis es, no fumar o dejar de hacerlo. A mayor cantidad de humo inhalado más enfermarán los pulmones. Al dejar de fumar, la respiración mejora y la tos se reduce, por lo tanto los pulmones empiezan a mejorar. A su vez las posibilidades de ser víctima de cáncer de pulmón se reducen.

Por otro lado se puede evitar otras sustancias que pueden dañar a los órganos, los productos que utilizan aerosoles como la laca, el desodorante en spray o la pintura del mismo formato. De igual manera hay que evitar inhalar polvo o vapores químicos. Otra forma de cuidar los pulmones es utilizar una máscara sobre la boca y la nariz, a la hora de utilizar barniz, pintura o cualquier otra sustancia química que contenga fuertes vapores.

Tratamientos para la enfermedad bronquial

Los especialistas se centrarán en aliviar los síntomas de la bronquitis y facilitar la acción de respirar. Si el paciente padece bronquitis aguda, el médico puede aconsejar al paciente que descanse que se hidrate abundantemente y que injiera aspirinas o acetaminofén para paliar la fiebre.

Por otro lado para la bronquitis aguda no se recetan antibióticos, porque no surten efecto contra los virus, que son las causas que protagonizan la bronquitis aguda. Aunque si el especialista piensa que el paciente padece una infección bacteriana puede recetarle antibióticos.

Con la utilización de un humidificador de vapor la mucosidad se hace más líquida y puede aliviar las sibilancias y la falta de aire. Algunos pacientes pueden necesitar una medicina inhalable que se administrará a través de un inhalador que permite llegar a la medicina hasta los pulmones.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata la enfermedad bronquial es el neumólogo especialista en Neumología. Esta especialidad se encarga de estudiar y tratar las enfermedades de los pulmones, bronquios y pleura. Este especialista puede tratar la bronquitis, la insuficiencia respiratoria, el asma, el enfisema, o enfermedades más graves como las afecciones de naturaleza infecciosa o tumoral.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.